Un museo exhibe copias de obras maestras del arte

La nueva exhibición en el Museo de Arte Walters empieza con la Mona Lisa. Pero por supuesto no es la verdadera, sino una buena copia.

POR:
noviembre 20 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-20

También hay un montaje en video de 50 versiones más de la obra maestra de Leonardo da Vinci, algunas rigurosas y otras alocadas. ¿Cuál es el motivo de todas estas repeticiones? Copiar la pintura más famosa del mundo no disminuye el impacto del original. Si acaso, las copias afirman la posición privilegiada de la Mona Lisa. Después de todo, los millones de turistas que visitan el Museo del Louvre cada año ya conocen la pintura gracias a las reproducciones. “Si nunca hubiese sido reproducida, ¿sería tan famosa? No lo creo”, opinó Eik Kahng, curadora de arte de los siglos XVIII y XIX en el Walters. “El motivo por el que la Mona Lisa se ha convertido en el centro de admiración es por lo mucho que ha sido reproducida”. La exhibición compaginada por Kahng se titula Deja Vu? Revealing Repetition in French Masterpieces (¿Algo ya visto? La repetición en las obras de arte francesas). Destaca que los artistas se han repetido a sí mismos desde mucho antes de las Soup Cans de Andy Warhol y explora cómo y por qué lo hicieron. El dinero ha sido un motivo importante. La muestra también se propone avalar la respetabilidad de las copias hechas por ayudantes y desafía a los visitantes a examinar minuciosamente diferentes versiones para descubrir las sutiles diferencias. La primera obra maestra de Kahng es La muerte de Marat (1793) de Jacques-Louis David. Para un museo es casi imposible conseguir prestado el original, que se exhibe en Bélgica, pero Kahng ha conseguido cuatro copias ejecutadas por ayudantes de David. Al parecer, las reproducciones nunca habían sido expuestas juntas. Kahng complementa la exhibición con videos que llaman la atención sobre los detalles, videos de iPod, giras guiadas con teléfono celular y terminales de computadora donde los visitantes pueden compaginar su propia galería virtual de la serie repetitiva de Claude Monet Almiares, que está en la muestra, así como dos de su serie sobre la Catedral de Rouen (1894). Eugene Delacroix, Paul Cézanne y Henri Matisse también están representados. Al igual que otros artistas en la muestra, Monet pintó diferentes versiones de la misma escena más por motivos económicos que puramente estéticos. “La gente no aprecia lo brillante que fue la serie impresionista desde el punto de vista de la comercialización, dijo Kahng. Y cuando Monet la pegó, lo siguió haciendo una y otra vez, y estoy segura de que no era porque estuviese solo interesado en capturar diferentes momentos del día”. Ap

Siga bajando para encontrar más contenido