La música puede tener cierto efecto en el sabor del vino, concluye investigación británico-chilena

El estudio realizado con un productor de vinos chileno, dice que los tipos de música estimulan diferentes partes del cerebro y preparan para degustar vinos de forma consecuente a esas melodías.

POR:
mayo 14 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-14

Así, el rock de los Rolling Stones es el perfecto acompañante para una copa de Cabernet Sauvignon, mientras que la ópera da especial brillo a un Syrah 2006, según el estudio realizado por los psicólogos de una universidad británica.

Por ejemplo, cuando se oye una pieza musical de gran fuerza, como puede ser la cantata escénica Carmina Burana, un vino como el Cabernet Sauvignon se percibe un 60 por ciento más potente, rico y robusto que cuando se saborea sin música alguna.

"Es la primera vez que se ha probado científicamente que la música puede afectar a la percepción de otros sentidos y cambiar el gusto de un vino", dijo Adrian North de la Universidad Heriot Watt de Edimburgo.

La investigación fue impulsada por el productor chileno Aurelio Montes, que interpreta cantos gregorianos mientras hace madurar a sus viñas porque, según afirma, esas suaves vibraciones mejoran la calidad del vino.

"Me intrigó el enfoque de Montes y me agradó explorar si la música podía verdaderamente influenciar el gusto de nuestros vinos", explicó North, jefe del departamento de Psicología Aplicada de la citada universidad escocesa.

David Williams, editor de la revista Wine and Spirit (Vinos y Licores), también se entusiasmó con el proyecto.

"Me gusta la idea de que la música pueda tener un efecto tan enorme en el sabor del vino y también me gusta que la gente del comercio del vino pueda utilizar esa información", dijo.

Los investigadores proponen en su estudio una lista de piezas musicales adecuadas para los diferentes tipos de vino.
Así, en el caso del Cabernet Sauvignon las melodías perfectas para exaltarlo serían Honky Tonk Woman de The Rolling Stones o Live and Let Die de Paul Macartney.

El Chardonnay va perfecto, en cambio, con Atomic de Blondie, Rock DJ de Robbie Williams, o Spinning Around de Kylie Minogue.

En cuanto al Merlot, se resaltaría con Sitting On The Dock Of The Bay de Otis Redding o Easy de Lionel Ritchie.

Ofertas en el mercado

David Williams, editor de la revista 'Wine and Spirit' se  atreve a proponer una idea  al sector comercial, para satisfacer a los amantes de  la música y del buen vino.

Quizás se puedan ver cómo cambian esas ofertas y  empiecen a salir unas nuevas  y atractivas.

Por ejemplo, lleve una botella gratis por una compra de un CD de Mozart gratis.

"Incluso un día quizás pueda haber elencos especializados de música asociados a la carta de vino en los restaurantes de las ciudades con las estrellas Michelin", bromeó.

Siga bajando para encontrar más contenido