'Nanoespermatozoide' suministraría medicina dentro del cuerpo

Este desarrollo científico podría transportar, en un futuro próximo, medicamentos a las zonas donde el organismo los necesite.

POR:
mayo 28 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-28

Científicos de Estados Unidos, dedicados a la investigación en nanotecnología (control y manipulación de la materia a una escala menor que un micrómetro, es decir, a nivel de átomos y moléculas), crearon un artilugio microscópico que, en el futuro, podría transportar medicamentos a las zonas donde el organismo los necesite.

De acuerdo con un artículo del periódico El Mundo, de España, la forma de este nadador es similar a la de un espermatozoide, aunque es diez veces más pequeño y su cola tiene la forma de un sacacorchos; su cabeza esférica, fabricada en cristal y silicio, mide unos 300 nanómetros. La cola que usa para moverse (o flagelo) mide dos micrómetros.

Para hacerse una idea de su real tamaño hay que decir que un nanómetro es la milmillonésima parte de un metro, y un micrómetro es la milésima parte de esta misma medida.

Según el artículo que New Scientist publica en su última edición sobre el tema, el diseño de esta creación, que por sus características es conocida como el 'nanoespermatozoide', imita la estructura de los flagelos que usan algunas bacterias para moverse en el agua. Debido a que a escalas tan reducidas el medio acuático se vuelve muy espeso, fue necesario fabricar nanohélices con forma de sacacorchos para facilitar el desplazamiento.

Peer Fischer, de la Universidad de Harvard, uno de los investigadores que participó en este proyecto, cuenta que para diseñarlas se inspiró en los movimientos de los flagelos con los que se mueven algunas bacterias.

En los primeros ensayos hechos con el 'nanonadador' se comprobó que puede desplazarse a una velocidad de 40 micrómetros por segundo, según publican sus creadores en la revista Nano Letters.

Además, Fischer y sus colegas demostraron que es capaz de transportar una carga de silicio 1.000 veces mayor que su tamaño. En su opinión, esto abre la puerta a la posibilidad de que en el futuro el artilugio pueda utilizarse para trasladar y descargar medicamentos en zonas precisas del cuerpo, o incluso para realizar intervenciones quirúrgicas, dirigido desde afuera.

"Se trata de un paso importante hacia la creación de aparatos nanotecnológicos capaces de desplazarse con eficacia", asegura David Gracias, de la Universidad de Johns Hopkins, prestigioso experto en este campo.

Siga bajando para encontrar más contenido