La Navidad será sin todos los juguetes

La Navidad del 2007 no será igual a la de todos los años, por lo menos en materia de juguetes.

POR:
noviembre 19 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-19

Los recientes escándalos mundiales que ocasionaron el retiro de millones de juguetes del mercado , no dejan de preocupar a los consumidores, pese a que los fabricantes garantizan que ya se tomaron las medidas y que no hay riesgo para la salud de los niños. Para algunos protagonistas de la industria como Mattel, no ha sido un año fácil por los inconvenientes que vivieron luego de la alarma que se generó con la pintura de algunos juguetes producidos en China, que podrían haber tenido altos contenidos de plomo, perjudiciales para la salud de los pequeños. Pero el líder de la industria, que produce y distribuye marcas tan conocidas como Barbie, Fisher Price y Hot Wheels, fue quien dio la alerta y tuvo capacidad de reacción para informar y retirar del mercado las referencias que presentaban potenciales peligros. “La compañía tomó la medida voluntaria y preventiva de retirar algunas referencias que se salían de los estándares de producción y calidad. Afortunadamente, en el país no se presentaron problemas”, manifestó Mauricio Stellabati, gerente comercial de Mattel. Hubo tres avisos, el primero a comienzos de agosto, con nueve referencias, luego vinieron cinco más y el tercero incluyó cuatro referencias adicionales. En Colombia se recogieron 4.000 unidades entre las que se encontraban en el comercio y las devoluciones de los consumidores, entre las cuales se incluyeron algunas que no presentaban problemas, pero que se aceptaron por tranquilidad de los padres. Los juguetes recogidos en el país se destruyeron, con la supervisión de una compañía de auditoría reconocida. Para Mattel el tema quedó superado. La marca siguió más activa que nunca en su juego de ser protagonista de la industria en el país. Incluso, manifiesta que el asunto no golpeó las ventas en Colombia y que líneas como Fisher Price, por ejemplo, crecieron 17 por ciento en el último trimestre. “Sentimos que el tema generó confianza entre los consumidores porque advirtieron que Mattel era una compañía responsable que aceptó que algo pudo no haber funcionado bien y actuó”, agregó Stellabatti. Para este proceso la corporación había realizado una provisión de 40 millones de dólares para soportar el proceso de recolección y destrucción de los juguetes en el mundo.

Siga bajando para encontrar más contenido