Negociaciones del salario mínimo empezaron ‘en paz’

Centrales obreras se comprometen a presentar el lunes una propuesta común.

Archivo Portafolio.co

Billetes

Archivo Portafolio.co

POR:
diciembre 02 de 2011 - 03:56 a.m.
2011-12-02

Como estaba previsto, ayer muy temprano, en la sede provisional del Ministerio del Trabajo, se iniciaron las negociaciones del salario mínimo que regirá el año próximo y que hoy está en 535.600 pesos.

Nada hacía prever algo diferente de lo que ha ocurrido en años anteriores, cuando termina el primer encuentro de voceros de los trabajadores, de los empresarios y del Gobierno: declaraciones de buena voluntad y la confianza en que “este año el reajuste salarial sea el resultado de la concertación”.

Sin embargo, tres sucesos rompieron la monotonía de la Comisión Nacional de Concertación de Políticas Salariales y Laborales.

Sin ser la posición oficial del empresariado, el presidente de Acopi –gremio de los micro, pequeños y medianos empresarios–, Mauricio Ramírez, dijo minutos antes de entrar a la reunión que bien podría pensarse en un aumento por encima del 4,5 por ciento.

Esa fue la primera noticia que los periodistas enviaron a sus respectivos medios, pues no ha sido usual que los empresarios den ese tipo de declaraciones antes de poner formalmente sus propuestas en la mesa de concertación.

Lo anterior cobra mucho más importancia por tratarse de la cabeza de las mipymes, que, según la ‘sabiduría convencional’, son las más afectadas por incrementos salariales superiores a la inflación, que este año estará alrededor del 4 por ciento.

De entrada, entonces, los trabajadores tendrían una ganancia real de 0,5 puntos, aunque por debajo de la propuesta de Anif, en la cual coincidieron Fedesarrollo y el vicepresidente Angelino Garzón, de un reajuste real de un punto porcentual. Pero inicio tienen las cosas.

Tras la instalación, por el ministro del Trabajo, Rafael Pardo, los siguientes minutos corrieron por cuenta del director del Dane, Jorge Bustamante, que presentó detalladamente el comportamiento del mercado laboral, que para octubre llevó la desocupación a 9 por ciento, la tasa más baja en 11 años.

También se mostraron las cifras de inflación (4,02 por ciento en el último año) y las proyecciones para el 2012, cuya meta fue fijada por el Banco de la República en 3 por ciento.

Luego del tedioso desfile de números ya conocidos, terminaron por surgir dos noticias: por primera vez en varios años, como señaló el presidente de la Andi, Luis Carlos Villegas, la productividad, factor clave que se tiene en cuenta en el incremento del salario, fue positiva en uno por ciento.

Esto puede propiciar un acuerdo de empresarios y trabajadores.

También, que las centrales obreras, de acuerdo con lo dicho por el presidente de la CGT, Julio Roberto Gómez, se habían comprometido a unificar sus posiciones y llegar el lunes próximo, a la segunda cita de la Comisión, con una propuesta común.

Noticia de suma importancia, pues este año ha aumentado la pugnacidad entre las organizaciones sindicales (CGT, CUT y CTC).

Dentro de tres días, los gremios empresariales pondrán sobre la mesa su oferta de aumento, y lo propio harán los trabajadores.

Ese clima positivo y de cordialidad llevó al ministro Pardo a expresar su confianza en que las posiciones de unos y otros se acerquen como para concertar, en las reuniones del 12 y 15 de diciembre, el reajuste del salario mínimo.

Ello estaría en línea con lo dicho por Mauricio Ramírez, de Acopi: “hay que romper con el mito de que no se puede concertar el aumento, el cual debe propender a la equidad para todos los actores”.

Siga bajando para encontrar más contenido