El negocio que mueve Shakira

En el exclusivo restaurante londinense Amaya, Shakira exhibe sus excentricidades. A su mesa, en una de las que suelen cenar miembros de la realeza británica, jeques árabes y gente del espectáculo, el garzón le lleva todos los postres de la carta, porque ella quiere degustarlos uno a uno.

POR:
agosto 08 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-08

Terminada la velada, ella misma paga la cuenta de todo su séquito, integrado por seis personas. Entre ellas, su novio, Antonio de la Rúa. Nada mal para una chica que nació en una familia de clase media en Barranquilla, Colombia. Pero que ahora, a los 29 años, conquista los mercados mundiales con su voz grave y movimientos sensuales. Ha vendido más de 30 millones de discos en todo el planeta y ha amasado una fortuna estimada en más de 60 millones de dólares. Y su escalada se debe a que es una artista integral. Trabajólica, perfeccionista y obstinada, la artista ha confesado: “Me gusta ser el capitán de mi barco”. Por eso controla todos los aspectos de sus shows. Con un vago conocimiento del idioma, se recluyó en una granja en Punta del Este, apoyada por diccionarios y profesores hasta lograr el disco que le abriría las puertas del mundo angloparlante. En 2001 lanzó Laundry Service, el que vendió 13 millones de copias y con el que se posicionó hasta en países como Croacia, Rumania y Rusia. En marzo dio un concierto privado en Moscú ante un grupo de ‘nuevos ricos’, contratada por el diputado y dueño de la empresa petrolera Nafta-Moskva, Suleimán Kerímov, quien celebraba su cumpleaños. Por cantar media hora cobró 1 millón de dólares. Y aunque ella afirma que sus decisiones empresariales se deben a ‘impulsos e intuición’, cercanos a la industria afirman que tiene una comprensión sobre la lógica del negocio. Su éxito la ha consagrado como una de las exportaciones más importantes de Colombia, luego de que en 1997 se adjudicara tres de las categorías más importantes de los premios Billboard latinos. Además, su apariencia -con varios kilos menos que en los inicios de su carrera y una llamativa cabellera rubia que desplazó a su pelo negro- no sólo la han situado entre las 50 personas más bellas del mundo, según la revista People en Español, sino que la ha llevado a ser rostro de varias campañas publicitarias. Entre 2 y 5 millones de dólares gana por cada contrato y su imagen ya se ha estampado junto a marcas como Pepsi, Nokia y Reebok y actualmente protagoniza una campaña para la compañía de celulares Verizone en E.U. Panasonic también la escogió como rostro de sus cámaras digitales Lumix y los televisores Viera. Los suculentos cheques que recibe por este concepto son ahora manejados por su novio Antonio, hijo del ex presidente argentino Fernando de la Rúa, con quien está comprometida desde el 2001. Con él, comparte su hogar en la isla de Nassau en Bahamas, que es una de las cinco propiedades que posee, además de las ubicadas en Miami, Barranquilla, Uruguay y República Dominicana. En conjunto, todas ellas están avaluadas en 18 millones de dólares. Como si no fuera suficiente, está gestionando la compra de un penthouse de 10 millones de dólares en Nueva York. Esto rinde honor a su nombre, que en indio significa ‘Diosa de la fortuna’. En árabe, lengua de su padre, el joyero William Mebarak, quiere decir ‘Llena de gracia’.

Siga bajando para encontrar más contenido