Los negocios ‘raros’ presionan revaluación

Exceso de dinero en efectivo circulando en el país, déficit en cuenta corriente (2,3 por ciento del PIB al primer trimestre de 2008), e importantes flujos de dólares que ingresan como inversión directa, provenientes de Panamá y Anguilla, una pequeña isla ubicada en el Caribe, tienen a más de uno pensando en que el país sigue experimentando una fuerte influencia de los dineros provenientes de actividades ilegales.

POR:
julio 14 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-14

Esos indicios explican, en parte, por qué Colombia registra una de las mayores revaluaciones en la región, según las cifras oficiales. Se trata de los negocios que se mueven a partir de actividades irregulares como el narcotráfico, el paramilitarismo, la subversión y el contrabando, entre otros. Varios expertos coinciden en que entre el 2002 y el 2007 ese tipo de acciones generaron el ingreso de más de 2.500 millones de dólares en efectivo, dinero que está circulando en las calles colombianas. No son cifras oficiales, pues los organismos del Estado no llevan una estadística que permita identificar con claridad qué tanto mueve la economía subterránea. Sin embargo, los economistas indican que ese flujo de dinero sí genera un impacto en la revaluación, y llaman la atención al Gobierno para que en sus reportes sobre el comportamiento económico tengan en cuenta un capítulo especial relacionado con los montos que mueven las actividades ilegales. Dicen que hay indicios que muestran una fuerte dependencia de esos dineros y que si esos recursos llegasen a salir del país de una manera precipitada pueden propiciar un efecto con consecuencias muy nefastas para la economía. El analista Mauricio Cabrera señala que es necesario, por ejemplo, hacer un análisis comparativo con países como Chile y Perú, que tienen superávit en la cuenta corriente de la balanza de pagos, mientras que Colombia registra déficit en ese rubro (1.122 millones de dólares al primer trimestre de este año, según las cifras del Banco de la República). “Son países que también tienen flujos de capitales importantes, porque experimentan una fuerte inversión extranjera, pero allí la revaluación ha sido mucho menor. Debe haber, entonces, un factor adicional que explique por qué Colombia registra una de las apreciaciones de su moneda más altas de la región”, afirma. LA ILEGALIDAD SUMA Una de las hipótesis que plantea Cabrera es que hay dineros provenientes de fuentes no legales que continúan entrando al país a gran escala, porque el volumen del negocio del narcotráfico no ha registrado variaciones, pese a todos los esfuerzos que vienen haciendo las autoridades y el Gobierno en su plan de lucha contra la droga. Además, hay razones que permiten señalar que quienes se dedican a actividades ilícitas como el narcotráfico están trayendo a Colombia un porcentaje más grande de las ganancias que deja ese mercado. “Siempre se ha dicho que alcanzaría a mover 40.000 millones de dólares, pero que al país se traía una parte muy pequeña y el resto se quedaba por fuera. Ahora se puede deducir que traen más dinero, explicado por los efectos de la misma revaluación. Los que se mueven en esa actividad tienen que pagar costos en pesos que ya no los pueden solventar con la misma cantidad de dólares que recibían en el pasado”, dice. De otra parte, a la par con un fortalecimiento de las Fuerzas Armadas, en un conflicto como el colombiano no se puede obviar que solamente el Gobierno ha aumentado el gasto militar con miras a enfrentar a quienes están en la ilegalidad. “La contraparte también tiene que estar incrementando sus gastos, por lo menos para defenderse”, agrega Cabrera. Ante esos argumentos, hay expertos que dicen que como el volumen del negocio del narcotráfico en la actualidad no ha variado, tal situación no tendría por qué afectar los niveles de la tasa de cambio y que por el contrario, ese fenómeno debió registrarse hace unos ocho años o en las décadas pasadas, cuando los narcotraficantes comenzaron a inundar de dólares la economía colombiana. La aplicación de la ley de Justicia y Paz ha llevado a que paramilitares que antes dejaban dinero en el exterior ahora la traigan para enfrentar los procesos judiciales. “Estamos en un terreno de conjeturas, aunque hay argumentos fuertes que permiten dimensionar que la economía subterránea está impactando fuertemente en la revaluación”, puntualiza. 342 millones de dólares provenientes de la isla caribeña Anguilla ingresaron al país entre enero y marzo de este año. Reportes de las transacciones sospechosas La Unidad de Información y Análisis Financiero (Uiaf), adscrita al Ministerio de Hacienda, fue creada para prevenir y detectar posibles operaciones de lavado de activos y mecanismos de financiación del terrorismo. Las cifras que maneja muestran cómo se ha incrementado el flujo de dinero en efectivo en el país. El año pasado, este organismo recibió el reporte de 161’414.261 transacciones en efectivo, mientras que en el 2003 la cifra apenas fue de 28’012.222. Desde ese año y hasta el 2007, el crecimiento en las transacciones reportadas ha sido constante. Cabe aclarar que la Uiaf depende de la información que recibe de entidades vigiladas por la Superintendencia Financiera de Colombia. A partir del 1° de julio, estas organizaciones deben informar todas las transacciones en efectivo individuales, iguales o superiores a 10 millones de pesos, 5.000 dólares o su equivalente en otras monedas. También reportan las transacciones que durante un mes realice una misma persona (o se hagan en su beneficio) y que en su conjunto igualen o superen 50 millones de pesos, 50.000 dólares o lo que corresponda en otras monedas. También recibe información de otros sectores. Los concesionarios de vehículos deben reportar todas las transacciones de compra y venta de vehículos, sin importar el monto. Lo propio pasa con los juegos de suerte y azar, que informan todas las operaciones en efectivo realizadas por un mismo cliente en un solo día, iguales o superiores a 25 salarios mínimos (11’537.500 pesos) y la compra de fichas en efectivo por más de 125 salarios mínimos, que corresponden a 57’687.500 pesos. De acuerdo con el economista César González, no se observa en los informes del Banco de la República o de los entes gubernamentales relacionados con la economía un análisis sobre el dinero proveniente de actividades ilegales, ni cómo se está irrigando en el torrente económico formal. “Llama la atención tanto dinero en efectivo en el país y cómo los organismos institucionales no se cuestionan de dónde proviene, cómo ingresa y para qué se está destinando”, afirma González, al tiempo que hace una reflexión sobre la inversión extranjera directa que proviene de Panamá y Anguilla. El flujo neto de inversión en Colombia proveniente del vecino país sumó 477,2 millones de dólares en el 2007 y al primer trimestre la cifra ya alcanzaba los 106,6 millones de dólares. Pero son mucho más llamativas las cifras de Anguilla, una isla que de 71,3 kilómetros cuadrados de superficie en el Caribe y que el año pasado representó el movimiento de 1.019,9 millones de dólares en inversión extranjera directa en Colombia. Entre enero y marzo de este año continuaba sumando de manera importante el dinero que provenía desde allí: 342,9 millones de dólares.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido