A las netbooks con Linux les falta compatibilidad

El sistema operativo de fuente abierta ha avanzado, pero su versión para las minilaptops no está a la altura de Windows

POR:
mayo 28 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-28

 
 
Por Nick Wingfield
CUANDO las computadoras portátiles baratas conocidas como netbooks salieron por primera vez al mercado hace poco más de un año, los fabricantes podían ofrecerlas a precios bajos en parte porque las equipaban con el sistema operativo de fuente abierta Linux, en lugar de Windows de Microsoft. Desde entonces, Microsoft hizo campaña entre los fabricantes para que usaran su XP y ahora las netbooks con Windows dominan buena parte del mercado. Además, los usuarios se dieron cuenta de que las netbooks con Linux no funcionaban bien con algunas aplicaciones y aparatos populares.
De todas maneras, Linux no ha desaparecido completamente de las netbooks. De hecho, las empresas de software y hardware han realizado grandes inversiones para mejorar el desempeño de Linux en las netbooks. En la última semana he estado probando diferentes netbooks con varios tipos de Linux: Ubuntu, Mi de Hewlett Packard (que está basado en Ubuntu) y Moblin, creado principalmente por Intel y el cual aún no está disponible comercialmente. En todos los casos, las portátiles con Linux fallaron en algunas funciones básicas, como la compatibilidad con impresoras.
Al mismo tiempo, Mi y Moblin tienen interfaces de usuario gráficas impresionantes, compenetradas con los usos de quienes emplean netbooks, como la revisión del correo electrónico y el acceso a comunidades virtuales como Facebook.
Además de Linux, todas las computadoras tenían en común las funciones estándar comunes en las netbooks, incluyendo un teclado compacto y la ausencia de unidad de DVD.
La computadora más pulida de las tres fue la Mini 110 Mi Edition de H-P, un nuevo modelo con una pantalla de 10,1 pulgadas que H-P empezará a vender en Estados Unidos el 10 de junio a través de su sitio Web por US$279,99. Esto es casi US$50 menos de lo que H-P cobrará por la Mini 110 que usa Windows XP, que incluye un disco duro de 160 gigabytes en lugar del disco sólido de 8 gigabytes que tendrá la edición Mi.
Lo que sorprende de esta netbook es la hábil interfaz de usuario creada por H-P que funciona sobre Ubuntu. En lugar del tradicional escritorio como el que se encuentra en Windows y las Mac, Mi organiza las aplicaciones y contenido comúnmente usados en una pantalla llamada dashboard (tablero de mando), que se ve como una página Web personalizada y pone en una lista los correos electrónicos recibidos más recientes, viñetas de los sitios Web favoritos y una barra de herramientas con caja de búsqueda en Internet.
La pantalla inicial de la Mi es una forma inteligente de hacer que la computadora parezca viva con contenido dentro y fuera de línea.
Una versión más atractiva de Linux es Moblin, del cual probé una versión beta en una netbook de Acer. Se espera que ya esté en computadoras a la venta a fines de este año.
Moblin tiene un menú de íconos en la parte superior de la pantalla. El más interesante de todos lleva a la M-Zone, una página inicial que muestra las citas en el calendario y aplicaciones favoritas junto a imágenes instantáneas de sitios recientemente visitados y un flujo continuo de la cuenta de Twitter del usuario.
Un ícono llamado People (Gente) lleva a una lista de amigos de mensajería instantánea, mientras otro llamado Zones (Zonas) permite organizar en diferentes espacios virtuales todas las aplicaciones que el usuario ha lanzado, lo cual es útil para saltar entre varias tareas en un aparato con una pantalla pequeña como la de una netbook.
La apariencia y estilo del sistema Ubuntu estándar, sin la interfaz Mi, es más común. Probé una Dell Mini 10 con una pantalla de 10,1 pulgadas y un disco duro de 160 gigabytes que se vende a través del sitio Web de Dell por entre US$450 y US$550 por el modelo más básico.
La Mini 10 viene equipada con la versión 8.04 de Ubuntu, que se asemeja al Windows XP. En algunos casos, Ubuntu pareció sobrestimar el tamaño de la pantalla de la Dell Mini: una ventana para configurar las capacidades de conexión inalámbrica era tan grande que excedió la pantalla impidiendo el acceso a todos los botones. Ya que una Dell Mini 10 con Windows XP se vende por el mismo precio, no veo ninguna razón convincente para optar por la opción con Ubuntu.
Todas las netbooks que probé tuvieron problemas de compatibilidad con otros aparatos externos como impresoras y cámaras fotográficas.
Canonical, la empresa londinense que supervisa el trabajo de desarrollo de Ubuntu, dice que está mejorando la compatibilidad del sistema con varios aparatos. Intel afirmó que no es justo juzgar a Moblin antes de que esté comercialmente disponible.
Algunas aplicaciones clave no funcionan sobre Linux, como el iTunes de Apple. Y aunque las portátiles con Linux no tienen Microsoft Office, vienen con OpenOffice, un paquete gratuito con procesador de palabras, hoja de cálculo y una aplicación para presentaciones.
Las empresas detrás de las netbooks con Linux han hechos grandes avances en el mejoramiento de las interfaces para los usuarios, pero a menos de que puedan lograr un progreso similar en la compatibilidad con otros aparatos, las netbooks con Windows son una mejor opción.

Siga bajando para encontrar más contenido