La niñera de sus sueños

El cuidado de los niños, generalmente, queda a cargo de la abuela (en un 48 por ciento de los casos, según la última Encuesta Nacional de Demografía y Salud, de Profamilia) o de un particular y, sobre este último, suelen recaer las mayores reservas acerca de su desempeño porque, en la práctica, se trata de una persona ‘desconocida’.

POR:
agosto 05 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-05

Según la sicóloga Annie de Acevedo, especialista en temas de crianza, es clave que quien ofrece sus servicios como niñera tenga experiencia en el cuidado de infantes. Además, los padres deben investigar su perfil psicológico, pedirle referencias y preguntarle con quién ha trabajado y por cuánto tiempo. “La buena higiene, las buenas costumbres y un gran corazón son indispensables. Una persona que muestre agrado por los niños y que no sea impaciente. Alguien dominante, que quiere hacer las cosas a su manera, no sirve”, señala la experta. Es importante que la cuidadora tenga empatía con los padres y el menor. Si éste la rechaza, tal vez no sea la persona acertada. Si el adulto está tranquilo con su elección, el pequeño también lo estará. CORAZÓN Y BUENAS COSTUM BRES Sonia Manjarrés, sicóloga clínica, indica que la cuidadora ideal para esta difícil labor debe ser hábil en el manejo de emergencias, tener conocimiento en primeros auxilios, con buenas referencias personales y laborales, respetuosa del tiempo (que se acomode a horarios flexibles) y cariñosa con los niños. “También debe conocer el desarrollo de los niños para saber qué se espera de ellos en cada etapa de su crecimiento e impulsar el aprendizaje en el menor, factores primordiales a la hora de elegir a la persona adecuada”, afirma Sonia. Es vital que respete la autoridad de los padres y consulte decisiones importantes antes de actuar. ¿Quién no desea tener en casa a la ‘nana’ ideal? Pues bien, Melina Buenaventura, una de tantas mamás trabajadoras, tardó casi dos años en encontrarla desde que nació su pequeña Ana Sofía. Inicialmente contrató una enfermera que la acompañó durante el primer año; sin embargo, a pesar de su preparación y buen desempeño, tuvo que prescindir de ella por su elevado costo. Desde entonces, seis personas distintas pasaron por su casa sin que ninguna lograra convencerla. No valieron recomendaciones, referencias, bolsas de empleo ni hojas de vida; la nana ‘soñada’ parecía cada vez más difícil de encontrar. Después de esa búsqueda continua encontró a una persona de su agrado. Nanny’s Factory, una empresa dedicada a la capacitación integral de cuidadoras, le propuso preparar a Myriam, la suya (ver recuadro). “Me tranquiliza saber que la persona encargada del cuidado de mi hija tiene condiciones para hacerlo. Gran parte del problema es que estas personas desconocen cosas esenciales del hogar”, señala Melina. Para Myriam, la capacitación fue una experiencia agradable, pues aprendió cosas esenciales sobre el manejo de accidentes en el hogar y la forma de estimular a un niño con elementos de su cotidianidad. Generalmente, cuando existe el empeño de buscar a esa ‘nana ideal’, se piensa en alguien de confianza, con las mejores referencias laborales y personales, pero, ¿acaso no es vital contar con alguien capacitado y actualizado en aspectos clave de desarrollo, entretenimiento y seguridad del infante? Es importante que en caso de un accidente la persona encargada del pequeño sepa qué hacer, también, que cuente con la habilidad para ayudarle a sacar provecho al niño de su tiempo libre, de manera que no pase la tarde entera frente a un televisor o un computador. Finalmente, la elección de la persona que se hará cargo del cuidado del niño debe hacerse con mesura y rigurosidad, teniendo en cuenta varias opciones. Desde el comienzo se le debe explicar qué se espera de ella y cuáles son los límites para no tener sorpresas de último momento. ‘Fábrica de nanas’ “En 10 años de experiencia como educadoras de preescolar pudimos observar que la mayor preocupación del 75 por ciento de las madres de nuestros niños era saber cuán preparada estaba la persona a quien delegaban el cuidado de sus pequeños”, afirma Laura Umaña, directora de Nanny’s factory, empresa dedicada a la capacitación de niñeras. Esta preparación consta de tres módulos: bienestar y desarrollo; arte y entretenimiento, y seguridad en el hogar. “En el primero, las capacitamos en las diferentes etapas de desarrollo del niño, desde el momento en que nace hasta que cumple los 10 años de edad”, señala Pearl Turvey, codirectora de la empresa. En este módulo se les habla de las actividades indicadas para estimular al pequeño y la forma adecuada para introducir alimentos sólidos e instaurar hábitos alimenticios en el infante. Así mismo, cómo facilitarle al niño la comprensión de los contenidos que observa en los medios -llámese televisión, periódico, radio, Internet-. En el módulo de arte y entretenimiento las ‘nanas’ aprenden actividades lúdicas para replicar con los niños -indicadas según la edad- con materiales que tengan a su alcance (por ejemplo, harina, azúcar). La idea es estimular sus sentidos, creatividad e imaginación. El último módulo se refiere a la seguridad en el hogar, dirigido por pediatras. En éste se abordan aspectos clave como la prevención de accidentes y las acciones que deben llevarse a cabo cuando éstos se presentan. También, cómo manejar al niño enfermo (uso del termómetro y administración de medicamentos esenciales). “Creo que estos talleres también resultarían útiles para la mamá”, señala Laura. Las nanas ‘pecan’ por desconocimiento y es allí cuando se presentan los errores en el cuidado de los infantes.

Siga bajando para encontrar más contenido