‘Ningún sistema responderá por sí mismo a las necesidades de pensión’

Las altas expectativas sobre las mesadas, y un mercado laboral deficiente, obligan a crear mecanismos adicionales de ahorro.

Pensión

En Colombia también representa un problema, es la cotización.

David Sánchez/ El Tiempo

POR:
Portafolio
julio 04 de 2018 - 09:26 p.m.
2018-07-04

Independientemente de los grandes desafíos de los sistemas pensionales en sostenibilidad, equidad y cobertura, hay una nueva realidad y es que, en la mayoría de los casos las mesadas están lejos de ser suficientes para cubrir las aspiraciones de los jubilados.

Así lo señala Augusto Iglesias, coordinador del comité de reforma pensional en Chile, al afirmar que “ningún sistema obligatorio va a poder, por sí mismo, dar una respuesta completa a la necesidad de pensión de una persona que ya no puede trabajar”.

(Lea: Las pensiones hay que dejarlas como están: CGT)

Esto, si se tiene en cuenta que las deficiencias en el mercado laboral impiden que los trabajadores hagan sus aportes regularmente, de manera que cuando llegan a la edad de jubilarse, lo ahorrado no es suficiente.

Por eso, es necesario revisar los parámetros de edad, tasa de cotización e incluso postergar el retiro, al tiempo que deben diseñarse mecanismos de ahorro voluntario.
la experiencia

(Lea: Los mitos y las realidades del sistema pensional colombiano

El país austral ha sido referente para Colombia, pues su sistema pensional es similar, pero más maduro. Ya tienen 2,8 millones de pensionados, y cada año suman entre 130.000 y 150.000. En Colombia, los fondos privados tienen unos 45.000 jubilados, pues la gran mayoría está en el régimen público.

(Lea: Evasión al sistema de pensiones superó los $7 billones en el 2016) 

Sin embargo, Iglesias dice en la medida en que más personas llegan a la edad de retiro, se hace evidente la insatisfacción con las pensiones.

Explica que, en el caso chileno, las expectativas de pensión son muy altas, pues los afiliados esperan obtener una mesada de al menos el 70% de su último salario, independientemente de cuánto han aportado.

En Chile, para personas que han cotizado cinco o más años, la tasa de reemplazo es, en promedio, el 40% del último salario para las mujeres y 60% para los hombres.

El otro tema, que en Colombia también representa un problema, es la cotización. En Chile, las mujeres se pensionan a los 60 años, pero el tiempo promedio cotizado de quienes hicieron aportes por más de cinco años, es de 14 años. En el caso de los hombres, que se pensionan a los 65, el promedio son 20 años.

Esto, pese a que la informalidad en ese país (23%) no es tan alta como en Colombia (63%). Por eso, Iglesias insiste en que “ningún sistema de pensiones mejora la realidad del mercado laboral”.

El tercer tema, que pasa en todas partes, es el aumento en la expectativas de vida, pues esto implica que el ahorro de cada persona tiene que distribuirse en más tiempo.

El directivo señaló que los sistemas requieren ajustes en la medida en que las realidades van cambiando. Hace una década, lanzaron un programa de apoyo a quienes cotizaron poco, que consiste en que estas personas reciben una pensión proporcional a lo que ahorraron, más un monto adicional de hasta US$170 que proviene del Estado. De hecho, la mitad de los pensionados recibe este beneficio, que a la Nación le cuesta 0,8% del PIB anual y con el cual la cobertura llegó al 77%.

En Colombia, el régimen público subsidia a todas las pensiones, y a más mesada, más subsidio. El pilar solidario se ve en Colombia Mayor y los Beneficios Económicos Periódicos.

“Ahora, el debate en Chile es cómo mejorar las pensiones de la clase media, para que respondan a las expectativas”, señala el directivo.

Añade que, en la medida en que el monto de pensión está atado a la tasa de cotización y a la edad de retiro, cualquier ajuste debería tocar estos temas, pese a la resistencia política. Sin embargo, considera que la clave es que los cambios sean graduales y que empiecen a hacerse en los más jóvenes.

Otra propuesta es dar incentivos para que las personas que llegan a la edad de jubilación posterguen su retiro, para obtener mucho más con lo que ahorraron.

El directivo puntualiza que “cotizar no es una opción. El Estado debe diseñar la mejor opción posible, y empresarios y trabajadores deben llegar a un acuerdo sobre los temas básicos”.

CREATIVIDAD PARA AHORRO

Teniendo en cuenta que lo que se aporte al sistema obligatorio no va a ser suficiente, es prioritario diseñar mecanismos de ahorro voluntario que estén orientados a la pensión. Augusto Iglesias señala que en varias partes del mundo se están creando instrumentos muy sencillos para que las personas desde que son jóvenes, puedan ahorrar pequeños montos, que con el paso del tiempo van a marcar la diferencia.

El directivo dice que, en los países Ocde, el 21% de las pensiones viene del ahorro voluntario.

luicon@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido