Níquel, la nueva preocupación para el sector minero del país

El lunes la cotización de este mineral, que aporta el 1 por ciento de las regalías que recibe Colombia, llegó a su nivel más bajo desde marzo de este año. La producción nacional ha caído 17 % en el 2014.

Cerro Matoso, operada por BHP Billiton, es la única mina de níquel que hay en el país.

Archivo Portafolio

Cerro Matoso, operada por BHP Billiton, es la única mina de níquel que hay en el país.

Finanzas
POR:
octubre 28 de 2014 - 02:08 a.m.
2014-10-28

A la intensa caída de los precios del carbón y del oro, que en los últimos 20 meses ya acumulan una desvalorización de 19 y 20 por ciento, respectivamente, se suma una nueva preocupación para el sector minero del país: la cotización del níquel.

El lunes, este mineral se transó en la Bolsa de Metales de Londres a un precio promedio de 14.775 dólares por tonelada, lo que representa una caída de 20 por ciento, con relación a la cotización promedio del tercer trimestre del año (18.561,44 dólares por tonelada).

De acuerdo con la agencia de noticias Bloomberg, la caída en los precios de este mineral, utilizado principalmente para la producción de acero inoxidable, se debió a los bajos pronósticos de crecimiento de China.

Esa pérdida de dinamismo del gigante asiático es un tema particularmente problemático para los productores de níquel y ferroníquel del mundo, dado que en este país se concentra el mayor consumo del mineral.

De hecho, el 28,8 por ciento del ferroníquel que se despachó desde Colombia hacia los mercados internacionales en el tercer trimestre tenía como destino ese país.

Pero, además, en un informe publicado la semana pasada por el Ministerio de Minas y Energía de Colombia, se explica que la caída del precio también se debe a la acumulación de existencias, al ingreso de nuevos proyectos y a la ampliación de minas ya existentes, lo que ha aumentado la oferta en un entorno en el que la demanda crece a menor ritmo. “También se ve la reducción de la demanda de acero inoxidable y una menor demanda de níquel, que se reemplaza por el empleo de chatarra como materia prima para la producción de acero”, explica además el informe.

EL IMPACTO LOCAL

A Colombia la caída del precio la afecta de dos maneras: por un lado, las exportaciones de este mineral, que en agosto ascendieron a los 59,68 millones de dólares FOB, representan el 1,2 por ciento del total de las ventas externas.

El ferroníquel es el séptimo producto de exportaciones del país, así que una caída en la cotización reduce las ganancias por cada tonelada exportada.

Además, este sector genera el 1 por ciento de las regalías que recibe el Estado por cuenta de las industrias extractivas (minería y petróleo), de acuerdo con datos del Sector de Minería a Gran Escala, que está integrado a la Asociación Colombiana de Minería.

Precisamente, el presidente ejecutivo de este gremio, Santiago Ángel Urdinola, señaló, que la caída en los precios es una preocupación grande.

“Las proyecciones no muestran recuperación en el corto plazo y los análisis de prospectiva de organismos internacionales, como el Banco Mundial, muestran que para los próximos años los precios continuarán su tendencia decreciente”, explicó.

Al problema del precio se le suma una caída en la producción, que en el periodo enero-septiembre reportó 17,08 por ciento menos que durante los mismos trimestres del año anterior.

Los cálculos del Ministerio de Minas estiman que, así las cosas, este año la producción podría oscilar entre 41.000 y 42.000 toneladas, lo cual significa una caída con relación a las 49.320 toneladas extraídas en el 2013.

“La industria se encuentra realizando esfuerzos para mantener su competitividad, pero requiere del apoyo institucional y una acción coordinada entre sector público y privado para mantener y viabilizar los proyectos mineros en el país”, señaló el presidente ejecutivo de la Asociación Colombiana de Minería.

Cerro Matoso, operada por BHP Billiton, es la única mina de níquel que tiene el país.

LEJOS DEL MÁXIMO HISTÓRICO

En el 2007, los precios del níquel alcanzaron una cotización histórica que está cada vez más lejos de la realidad actual. Ese año la tonelada del mineral se cotizó en promedio en 38.968 dólares.

Sin embargo, tras la crisis financiera del 2008, los precios cayeron, a tal punto que la cotización promedio registrada en el 2009 fue de 14.644 dólares por tonelada, un nivel cercano a lo que se registra por estos días en la Bolsa de Minerales de Londres.

De acuerdo con analistas del sector, de no presentarse un repunte en la demanda de China y de mantenerse altos los inventarios del sector, difícilmente se logrará alcanzar nuevamente las altas cotizaciones registradas hace siete años.

nohcel@portafolio.co