Nóminas paralelas en las empresas desbordan a las de planta

En entidades territoriales el tema es muy preocupante, porque por cada 100 empleados hay 216 por contrato.

Archivo Portafolio.co

Grúa

Archivo Portafolio.co

POR:
diciembre 23 de 2011 - 02:20 a.m.
2011-12-23

Un total de cinco sectores del Gobierno Nacional han empezado a implementar sus planes de choque para reducir las nóminas paralelas, y los primeros datos dan cuenta de que, por cada 100 empleados de planta, hay un total de 132 por nóminas paralelas.  Así lo reveló ayer el Ministerio de Trabajo, luego de recibir los informes de entidades que están en los sectores de ambiente, vivienda, minas, deportes y transporte. 

Lo cierto es que en las entidades territoriales las cosas son más alarmantes, pues, por cada 100 empleados de planta, hay 216 por órdenes de prestación de servicios. 

El Ministerio señaló que en ocho de las entidades adscritas a los sectores mencionados, y como parte del plan de choque, se han creado empleos de planta para que ellos cumplan las funciones que hacían los contratistas.

Así las cosas, ya se han creado 1.233 empleos de planta, con lo que se reducirá a cero el número de contratistas. No hay que olvidar que el 27 de enero vence el plazo para que las entidades nacionales y territoriales presenten sus informes sobre las nóminas paralelas y las acciones que tomarán para reducirlas.

Si bien para el Ministerio de Trabajo el caso de las entidades territoriales es preocupante, Bogotá “ha prendido las alarmas”.  Y es que, si bien la relación entre el número de contratistas y el de funcionarios de planta varía de acuerdo con la entidad, los porcentajes son muy elevados. 

El promedio de las secretarías es de 283 por ciento de contratistas, comparado con el número de funcionarios de libre nombramiento y remoción, carrera administrativa, provisionales y vacantes.

Por ejemplo, y según el informe de la cartera de Trabajo, en la Secretaría de Hábitat, 9 de cada 10 funcionarios son contratistas. En Movilidad, 3,4 de cada 10 funcionarios son contratistas, y en Cultura la relación es de 2,5 por cada 10.

Por otra parte, en noviembre, el ministro de Trabajo, Rafael Pardo, dijo que una de las prioridades del Gobierno es promover la formalización laboral y por esa razón las entidades públicas están obligadas a hacer todo lo que esté a su alcance para promover el trabajo decente. 

“Las entidades tienen el deber de evitar la celebración de contratos de prestación de servicios, que en la práctica pueden dar lugar a la configuración de contratos de trabajo realidad”, aseguró el ministro en esa oportunidad. 

Agregó que por ley estos “son una modalidad de vinculación con el Estado de tipo excepcional”.

Siga bajando para encontrar más contenido