Las notas secretas de Fanny Kertzman

Reconocida por su duro carácter y sus firmes decisiones, la ex directora de la Dian, Fanny Kertzman, decidió no dejar ‘títere con cabeza’ y contar cuáles fueron sus principales dificultades y retos cuando estuvo al frente de la entidad, hace más de diez años.

POR:
noviembre 21 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-21

Ayer, la ex funcionaria relató que entre lo más ‘harto’ de su paso por esa entidad, están los políticos y su sed por más puestos. Sabía que un nuevo proyecto de ley significaba una nueva ‘negociación’ con los congresistas para buscar que ellos le votaran la iniciativa. “Todos eran lo mismo y querían más puestos. Tal vez el más complicado era Armando Pomarico, que tenía toda la Dian de Santa Marta y siempre venía a pedir más puestos. Me decía: 8 puesticos, 11 puesticos. Él ya tenía la Dian de Santa Marta, ¿qué más le iba a dar?”, explicó Kertzman, quien hoy en la Casa de Nariño y con el presidente Uribe como anfitrión lanza su libro Soltaron los perros: en la intimidad del poder’. Los cientos y cientos de apuntes que tomó en diferentes agendas durante varios años fueron los que le permitieron consolidar el sueño que tuvo desde siempre: escribir un libro, el cual gracias a esas notas le salió muy fácil. Hoy después de casi diez años de su paso por la dirección de la entidad tributaria, decidió lanzarse al ruedo y publicar esta obra. Y aunque señala que el libro no es una denuncia, sino una novela, una memoria de su ascenso social y económico, y que de los 17 capítulos que tiene solo tres están dedicados a su paso por la Dian, cuenta algunos detalles. “El lunes empezó el desfile de lagartos por mi oficina, y muy rápidamente tuve que dejar en claro que no recibía a nadie sin cita previa. La primera visita inesperada fue la del senador de Bolívar, Vicente Blel. Venía a echarme el cuento de las tiendas Made in Italy del famoso empresario Giorgio Sale, a quien la Dian le había decomisado gran cantidad de mercancía”, cuenta en uno de los apartes del libro. Otro de los nombres que recuerda de esta lista de políticos es el de la senadora, Piedad Zucardi, quien en la actualidad sigue ocupando una curul en el Legislativo, y que pedía más puestos en la Dian de Cartagena. En la que denomina la lista de lagartos también está Hilda de Jaramillo, la madre del ahora ex gobernador del Tolima Guillermo Alfonso Jaramillo, quien llegó con pañoleta de regalo y todo. Pero aunque con el sector privado la relación es diferente, y por el contrario agradecen los mecanismos anticontrabando, también recuerda algunas dificultades. “Hubo una cosa difícil que fue el caso de Coltejer y Fabricato, que debían bastante plata en impuestos, estaban muy ilíquidos y siempre teníamos que estar en un ‘tire y afloje’ con Carlos Ardila Lulle y con los presidentes de ambas compañías. Eso fue difícil con el sector privado”, recuerda Kertzman.REMEMBRANZAS Los acuerdos con las tabacaleras o las de electrodomésticos para lograr que se comprometieran a no traer mercancía de contraban- do y a no venderle a los comer- ciantes de Panamá y Aruba, desde donde, después, se introducía el contrabando, también los recuer- da Kerzman. Una de las firmas que también rememora es Sony, en donde introdujo funcionarios de tiempo completo para que hicieran auditoría permanente.

Siga bajando para encontrar más contenido