Nueva amenaza se perfila contra los bancos de E.U.: acumulación de créditos morosos

Sus enormes esfuerzos para superar la crisis se verían afectados por la desaceleración económica, con los problemas más "clásicos" de aumento de insolventes y baja del consumo y la inversión.

POR:
mayo 08 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-08

En el primer trimestre, el volumen de las previsiones para créditos dudosos en los grandes bancos estadounidenses sufrió también un crecimiento marcado.

El Bank of America aumentó sus provisiones en 3.300 millones de dólares debido a la insolvencias de las pymes y de los deudores hipotecarios, y advirtió que esta situación iba a durar. Citigroup deploró un alza de 3.000 millones de dólares en sus costos de crédito, y Wachovia tuvo que contabilizar una provisión del mismo monto por las mismas razones.

Fannie Mae, especialista en refinanciamiento hipotecario, hizo una provisión de 3.200 millones y Countrywide, primer prestamista hipotecario del país a cubrir esos mismos créditos irrecuperables.

El emisor de tarjetas de crédito American Express aumentó en más de 50 por ciento el monto de sus provisiones para créditos dudosos, a 881 millones de dólares, debido al aumento de los retrasos de pagos en Estados Unidos.

La mora en el pago de los gastos con tarjetas de crédito están en su nivel más alto desde 2004, con un aumento sobre todo de los atrasos prolongados (más de noventa días), señaló Moody's en un reporte reciente.

Quieren creer que la crisis pasó

"Creo realmente que lo peor de la crisis ya quedó atrás", indicó el secretario del Tesoro, Henry Paulson, al diario económico Wall Street Journal en declaraciones publicadas el martes, reconociendo que siempre eran posibles algunos sobresaltos antes del restablecimiento completo de la primera economía mundial.

Los analistas ven dos señales de convalecencia del sector: lo esencial de la limpieza del 'subprime' en las cuentas ha mejorado la situación, mientras que los llamados masivos al mercado han restaurado el perfil financiero de los bancos.

Según la agencia de notación Moody's, bancos minoristas, de inversiones, de crédito hipotecario y organismos de refinanciación hipotecaria, contabilizaron depreciaciones por 340.000 millones de dólares tras el estallido de la crisis, en el tercer trimestre del año pasado.

Paralelamente, el sector captó después del comienzo del año más de 100.000 millones de dólares mediante aumentos de capital.

Citigroup batió récords en ese sentido, con más de 35.000 millones de dólares de depreciaciones y 42.000 millones de dólares captados en los mercados.

"Es correcto decir que 'lo pero ha pasado', pero esto no significa que las dificultades de los mercados financieros hayan terminado", estima el banco de negocios Merrill Lynch.

De hecho, la comunidad financiera enfrenta un problema persistente: la falta de liquidez en ciertos mercados.

"Quisiera poder prever una fecha para el fin de la crisis y el retorno a condiciones de crédito normales, pero la bola de cristal se ve turbia", admitió Gerald Corrigan, uno de los altos directivos de Goldman Sachs, en un reciente discurso en Nueva York.

"Al margen del mercado hay sumas colosales de dinero fresco listo para ser invertido. Yo no sé cuándo ni qué desencadenará una recuperación del interés por los depósitos de riesgo, pero no excluyo que esto ocurra más rápido de lo que se cree", afirmó este ex gobernador de la Reserva Federal (Fed) de Nueva York.

Siga bajando para encontrar más contenido