Nueva embajadora de Colombia en Brasil pide a las empresas mirar más hacia el vecino país

María Elvira Pombo, nueva diplomática colombiana, dice que es necesario diversificar los destinos de exportación, pues hoy la mitad de quienes venden afuera concentran su actividad en un solo mercado.

POR:
abril 09 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-09

Las empresas colombianas deben volcarse hacia Brasil, concretando alianzas con empresas de este país, pues es una de las principales locomotoras de América Latina.

Así lo asegura la nueva Embajadora de Colombia en esa nación, María Elvira Pombo, quien se posesionó este viernes, tras clausurar con éxito el Foro Económico Mundial para América Latina.

Al dejar su posición como cabeza de Proexport, conversó con EL TIEMPO, para hacer un balance de su gestión y describir los retos que le esperan como diplomática.

Luego de tres años, ¿cuál es su balance el frente de Proexport?

El Norte de Proexport es apuntarle a la internacionalización del país, divulgando las oportunidades para los exportadores. Hicimos acuerdos con el CBI (organismo holandés que apoya las exportaciones de la pymes, buscando aumentar las ventas a Europa). También hicimos seminarios de adecuación de la oferta exportable en temas logísticos y de acceso a mercados y estudios de competitividad específica. Por ejemplo, estamos negociando con Canadá y para ello se hicieron estudios en el sector de ropa femenina y vestidos de baño, para que las empresas colombianas tengan oportunidades allí, a la luz de un nuevo acuerdo comercial.

¿Con Venezuela por fin se aprendió que hay que diversificar mercados?

Diversificar no es una tarea nueva, sino que arrancó desde la primera crisis que hubo con ese país, la cual de hecho dio origen a las macrorruedas de negocios, una herramienta para que los exportadores miren otras posibilidades. Pero cuando se superó esa situación, los exportadores se relajaron y volvieron a la comodidad de un mercado de alto grado de facilidad, lo que desaceleró la diversificación. Regresaron a un mercado que crecía tanto que no era sano.

¿Por qué no era sano?

Un crecimiento tan abrupto, entre el 2006 y el 2007, no era sostenible. No sólo por un problema del presidente Chávez, sino porque los buenas prácticas del comercio dicen que no se debe tener un único mercado de exportación. Entonces ya arrancamos un proceso más profundo, para que el exportador colombiano desconcentre sus ventas. Hay un diagnóstico que refleja que más de la mitad de las empresas exportadoras del país, de productos no tradicionales, concentran su actividad en un solo mercado.

En turismo, ¿qué se debe hacer para traer más visitantes?

Hay que trabajar muy fuerte en el turismo corporativo, para buscar que eventos como el Foro Económico Mundial se hagan una vez al año en el país. Esto nos trae un nivel de turista cada vez más elevado. En cruceros debemos lograr que utilicen a los puertos colombianos como lugar de embarque.

Ahora que asume como embajadora en Brasil, ¿cómo fortalecer la integración con ese país?

Son economías complementarias y el trabajo no es exportarle más a Brasil o competirle en producción de carros o zapatos, sino en lograr asociaciones de empresas de ambos países, bien sea para que se aumente la inversión brasileña en Colombia, utilizando a nuestro país como plataforma para E.U., o con procesos de cooperación en procesos productivos. Ya lo hacemos con calzado y esta cooperación permite aprovechar el conocimiento y la tecnología brasileña para crecer en los procesos productivos en Colombia. Además, hay que aprovechar que Brasil está en expansión, lo ideal es jugar allí de local, invirtiendo a largo plazo, para explotar las oportunidades de negocio.

Que no se compita sólo con precio

La revaluación del peso ha sido uno de los grandes retos del comercio exterior, pues los exportadores han estado muy resentidos. La ex directora de Proexport, María Elvira Pombo, considera que para hacerle frente al dólar barato lo que se necesita es capacitación y no subsidios. "Los exportadores tienen que tener elementos que les den competitividad y no que se la elimine.

Cualquier tipo de subsidio no apoya el proceso, porque la tendencia de la revaluación no es un problema exclusivo de Colombia", sostiene y agrega que unos de los objetivos de Proexport ha sido asesorar a las empresas para que puedan ser competitivas con elementos diferentes al precio. Así mismo, piensa que se debe seguir buscando la diversificación de mercados de exportación y darles valor agregado a los productos.

"Por el lado de la promoción de inversiones hay que insistir para que Colombia aparezca en el radar de los inversionistas, haciendo un trabajo de filigrana para tener una oferta mejor a la de los países con que competimos, e identificando aquellos grupos económicos importantes que estén en procesos de expansión. La idea es que la opción de Colombia esté dentro de su abanico", insiste.

Siga bajando para encontrar más contenido