La nueva forma de catar vinos no incluye buches, gorgoteo o metáforas con frutas

La nueva forma de catar vinos no incluye buches, gorgoteo o metáforas con frutas

POR:
enero 29 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-29

En marzo próximo, por lo menos 80 jueces participarán de una competencia de vinos en Lodi, California, donde degustarán copa tras copa de Chardonnay y Pinot Noir sin tomar notas, ni recibir instrucciones de qué buscar en los vinos que catan.

Juzgarán sólo vinos de un estilo que saben que les gusta, así que los fans del Cabernet Sauvignon o del Zinfandel Blanco probarán únicamente esos vinos. En resumen, intentarán disfrutar de los vinos de la forma en que lo haría un consumidor común y corriente.

La idea detrás de los primeros Premios de los Consumidores al Vino, que se celebrarán anualmente en Lodi, y otras competencias, es abordar algunas fallas en la evaluación tradicional del vino. Los críticos de las competencias de vinos y los sistemas de puntos sostienen que los expertos a menudo están en desacuerdo entre ellos, y los vinos que ganan en una competencia con frecuencia pierden en otras. Los expertos les han asignado a exactamente los mismo vinos puntajes dispares. Otra falla: un estudio mostró que los consumidores tienden a no preferir los vinos que les gustan más a los expertos, y plantea la duda de si las opiniones de los expertos son pertinentes.

Al probar vinos, afirma Tim Hanni, cofundador del evento en Lodi, los expertos "hacen cosas que ningún ser humano normal haría" en una situación social, incluido sorber ruidosamente, gorgotear y "escribir metáforas sobre lugares, frutas y vegetales" durante la degustación. Los jueces tradicionalmente consultan entre sí los vinos que deberían ganar los premios más altos, lo que abre la puerta a la influencia de personalidades y egos, señala Hanni. Los jueces de Lodi no podrán comparar notas antes de dar sus calificaciones.

Lea Pierce, fundadora de Wine Competition Management, prepara otro par de competencias de vinos que le dan un giro al formato tradicional. En junio, la empresa será anfitriona de la primera Next Gen Wine Competition for Millennial Wine Drinkers, donde todos los jueces serán expertos de la industria, incluidos chefs y sommeliers, de entre 21 y 35 años. La meta es encontrar vinos que sean atractivos para personas en ese rango de edades. La National Women's Wine Competition (Competencia de Vinos de Mujeres), ahora en su cuarto año, hace lo mismo para las mujeres: sólo expertas en vinos son juezas. Ambas competencias se desarrollarán en Santa Rosa, California.

Pierce, cuya empresa organiza competencias de vinos, no tenía idea de qué clase de vinos preferirían las juezas cuando comenzó la competencia, o si las mujeres exhibirían preferencias por vinos distintas a las de los jueces en general. Pero después de unos años, surgió un patrón: las catadoras tienden a elegir vinos bien balanceados, a menudo mezclas de dos o más uvas, y "les gusta que tengan menos alcohol, que no queme, por debajo de 13,5%", indica Pierce. A diferencia de la creencia popular, no prefirieron vinos blancos a los tintos ni optaron por vinos más dulces, dice Pierce.

El fin general de las competencias de Pierce es asegurarles a los consumidores que los vinos fueron seleccionados por expertos que tienen algo en común con ellos.

Un equipo de profesores y estudiantes de la Universidad de California en Davis experimenta para determinar la metodología exacta que se usará este año en Lodi. Los temas de investigación: cuánto tiempo deberían esperar los jueces entre degustaciones de vinos diferentes y cuál es la mejor forma de limpiar el paladar.

Para quienes simplemente degustan los vinos en casa, los expertos tienen algunos consejos: el vino se degusta mejor después del desayuno y antes del almuerzo, cuando el paladar aún está fresco.

Hacer buches y gorgotear les ayuda a los profesionales, pero para quien sólo trata de identificar un vino que le gusta, un sorbo normal es suficiente.

Siga bajando para encontrar más contenido