LA NUEVA TENDENCIA DE ENTRENAR DESCALZO Una modalidad que gana terreno en el mundo del ejercicio

LA NUEVA TENDENCIA DE ENTRENAR DESCALZO Una modalidad que gana terreno en el mundo del ejercicio

POR:
diciembre 17 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-12-17

k Redacción Salud* El renacimiento de lo natural ha venido ganando terreno en el mundo del deporte y cada vez son más los que reivindican el retorno a los orígenes: corren y entrenan descalzos. En los últimos años, las investigaciones sobre este tema se han multiplicado y han intentado demostrar que correr así reduce los riesgos de lesión y mejora los resultados en las competencias. Uno de los que cree en esta teoría es el maratonista estadounidense Jason Robillard. Heredero de Abebe Bikila -el etíope que en 1960 ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Roma al recorrer, descalzo, los 42 km de la prueba en dos horas-, se quita los zapatos para difundir su experiencia: "Nuestro cuerpo sabe cómo correr naturalmente. Cuando el pie está plano sobre el piso mantiene la columna en mejor posición, mejora el sentido del equilibrio y reduce las lesiones". Sin embargo, admite que para alcanzar estos beneficios es necesario desandar hábitos ya instalados y embarcarse en un proceso de readaptación hasta incorporar nuevos. "Todavía se están investigando los efectos de correr descalzo -comentó al diario argentino La Nación Héctor Kunik, presidente de la Asociación Metropolitana de Medicina del Deporte-. Pero no hay estudios concluyentes sobre la diferencia de los índices de lesiones que pueden aparecer en el miembro inferior utilizando distintos tipos de calzado. Ni a favor ni en contra". Su opinión coincide con la revisión de la bibliografía científica publicada hace unos meses en la revista de la Asociación Americana de Medicina Podológica. Los investigadores de la Universidad Midwestern, en Arizona, admiten que todavía no hay evidencias que confirmen o refuten los beneficios de correr descalzo, pero parecería que no es una mala alternativa y los fabricantes de calzado deportivo no se han quedado atrás en su imitación de la madre naturaleza. Así, se lanzaron a la producción de modelos que se mimetizan con los movimientos naturales e instalaron en el mercado las llamadas zapatillas 'minimalistas', es decir que ofrecen la mínima protección posible y, algo clave, no elevan el talón. Todo el pie, con este tipo de calzado, está en el mismo nivel. Con ellas se proponen invertir la tendencia que dominó durante 40 años en la fabricación de los tradicionales zapatos para correr, de creciente suela amortiguadora. El cuerpo sabe, dicen. Y no precisa suelas con aire para amortiguar el impacto de la pisada al correr. El secreto consiste en cambiar la pisada, en lugar de hacerlo con el talón, la propuesta consiste en pisar con la parte central del pie, con pasos más cortos que llevan la cadencia habitual con zapatillas de 135 a 140 pisadas por minuto, a 180. El cambio postural y rítmico que, según los defensores del 'barefoot running', como se le llama a la práctica de correr descalzo, reduce las lesiones y mejora el rendimiento deportivo. "Correr descalzo tiene una ventaja en niños y adolescentes: cuando se produce la consolidación de los huesos que hacen de sostén del cuerpo, ayuda a formar el arco del pie", asegura Luis Bruno Barrionuevo, preparador físico de la selección argentina femenina de hockey, Las Leonas, campeonas mundiales en varias oportunidades.

Siga bajando para encontrar más contenido