Las nuevas acusaciones de lavado contra los Kirchner

Las nuevas acusaciones de lavado contra los Kirchner

POR:
mayo 07 de 2013 - 05:00 a.m.
2013-05-07

José Vales Corresponsal de EL TIEMPO Buenos Aires. Los rumores de lavado de dinero y transferencias a bancos en paraísos fiscales han rondado a los Kirchner desde el 2008, un año después de que Néstor terminó su periodo presidencial y su esposa Cristina asumió el poder. Sin embargo, las acusaciones nunca fueron probadas. Ahora las sospechas reviven gracias a las declaraciones de empresarios y antiguos colaboradores del kirchnerismo. Primero fueron un par de operadores financieros quienes acusaron, el pasado 14 de abril en el programa Domingo para todos -del grupo Clarín-, al empresario Lázaro Báez, uno de los hombres más cercanos a Néstor Kirchner desde su época como gobernador de la provincia Santa Cruz (1991-2003), de lavar cientos de millones de dólares. Varios diputados de la oposición denunciaron el caso y el viernes pasado, el fiscal federal Guillermo Marijuán imputó y pidió investigar a Báez en una causa abierta por presunto lavado de dinero por unos 20 millones de pesos (3,8 millones de dólares). Las acusaciones contra Báez se vieron reforzadas este domingo, cuando Miriam Quiroga, la exsecretaria de Néstor Kirchner, apareció en el mismo programa. Quiroga fue despedida de su cargo por Cristina, meses después del fallecimiento de su esposo en el 2010. La exfuncionaria, que en el 2011 confesó que había mantenido una relación amorosa con el difunto presidente, reapareció para dar testimonio sobre la forma como Báez era el adjudicatario de "las obras, contratos, prácticamente todo en la provincia". "Yo he visto bolsos de dinero. Vi personas, vi movimientos, después un compañero de trabajo me dijo agarrá y tomá el peso", relató la mujer al conductor del programa, Jorge Lanata. La exsecretaria también dijo que los traslados de dinero, tanto desde la sede de gobierno como de la Quinta de los Olivos, se realizaban en el avión presidencial. De esa forma, Quiroga se convirtió en la primera "arrepentida" del entorno kirchnerista. Asimismo, ratificó lo dicho días pasados por Eduardo Arnold, el exvicegobernador de Kirchner en Santa Cruz, sobre las bóvedas construidas en la casa familiar de El Calafate, para albergar las cajas de seguridad. "Fue la presidenta la que un día me mostró la obra de la casa, y cuando reparé en la bóveda le pregunté para qué tan grande. Ella me respondió que para 'guardar las cajas' ", había dicho Arnold en su testimonio. Para Quiroga, la jefa de Estado "estaba al conocimiento de todo". Incluso sostuvo que cuando murió Kirchner, Cristina "había llamado a Báez y a Cristóbal López (el otro empresario cercano a la pareja), para que ambos rindieran cuentas". La diputada Elisa Carrió, de la opositora Coalición Cívica, presentó ayer una nueva denuncia con el testimonio de la exsecretaria. "Quiroga relató con exactitud lo que relaté al fiscal y al juez en el año 2008; espero que ahora el juez Ercolini por fin active la causa", señala la diputada, en referencia a la denuncia que interpuso hace cinco años para que se investigara a Kirchner y a otros políticos y empresarios por asociación ilícita. Mientras tanto, Cristina Kirchner guarda absoluto silencio. Con información de Efe

Siga bajando para encontrar más contenido