Durante nueve meses harán la intervención de la caótica sala de prensa de la Casa Blanca

El club de periodistas más envidiado del mundo, el que día a día cubre la Casa Blanca, se despedió de la sala de prensa histórica que, aunque resulte increíble, es una muestra perfecta del caos y la decadencia.

POR:
agosto 10 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-10

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, no quiso perderse la ocasión e irrumpió sorpresivamente en la habitual rueda de prensa en la que su portavoz, Tony Snow, explicaba las obras de remodelación que van a mantener cerrada la famosa sala durante al menos nueve meses. “Es el fin de una vieja era”, dijo Bush, quien recordó a losperiodistas que sus quejas habían sido escuchadas y que, tal y como había prometido, en unos meses tendrán el lugar para trabajar “que se merecen”. Snow invitó también a media docena de antiguos portavoces de la Casa Blanca, incluido el que dio nombre a la sala de prensa, James Brady, el portavoz de Ronald Reagan que resultó gravemente herido cuando intentaron asesinar al presidente en 1981. La sala Brady, tantas veces inmortalizada en el cine y la televisión, está en un lugar privilegiado, entre la residencia y el ala oeste de la Casa Blanca, muy cerca del Despacho Oval del Presidente, una posición que los periodistas se han resistido a perder a pesar de las muy malas condiciones en las que han tenido que trabajar. EFE

Siga bajando para encontrar más contenido