Con el nuevo milenio, situación del sector de vivienda comenzó a proyectarse hacia el progreso

De forma tímida, la gente volvió a asomarse a comprar, reacción que se consolidó cuando se lanzaron las Cuentas de Ahorro para el Fomento a la Construcción (AFC).

POR:
septiembre 10 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-10

La iniciativa se usó para impulsar la compra de viviendas nueva o usada, en los estratos medios y altos a través de exenciones tributarias.

Esta serie de medidas fueron bien recibidas y aportaron a la idea de darle un norte al sector. Según Camacol, "en el 2003 los flujos de inversión directa aumentaron 46,7por ciento, el riesgo país registró una tendencia a la baja y el país experimentó una mayor estabilidad macroeconómica, más confianza y una situación externa favorable".

"Entonces, el negocio cambió radicalmente y los constructores tomaron la decisión de trabajar bajo la figura de la venta sobre planos y con bajos niveles de endeudamiento. Además, asumieron la responsabilidad de iniciar obra solo al lograr el punto de equilibrio, lo que fue un mensaje unánime de que las lecciones de la crisis se habían aprendido", recuerda Sonia Galvis, gerente de Coldwell Banker, quien asegura que hoy no se empieza a construir sin preventas del 60 por ciento.

De nuevo, y como en 1994, las salas de venta volvieron a ser parte del paseo de fin de semana de los interesados en comprar finca raíz. Incluso, se comenzaron a adquirir de contado, dinero que había salido del país durante la crisis volvió y hasta algunos se atrevieron a decir -de forma jocosa- que "durante los años de crisis había estado debajo del colchón". Tampoco faltaron las suspicacias de que mucho dinero del narcotráfico estaba circulando y era destinado, entre otras, a este sector.

Muchos constructores volvieron a sacar pecho por lo que estaba pasando demostrando, como parte de las lecciones aprendidas, que también estaban blindados contra esta eventualidad. Sandra Suárez era la nueva Ministra.

El revolcón se vio en las ventas y en otros indicadores que subieron como espuma: los despachos de cemento en el 2006 volvieron a los niveles de 1994 (cerca de 8,5 millones de toneladas), mientras que en el 2007 sumaron 9 millones. Igual sucedió con las licencias de construcción, que en el 2007 registraron una cifra récord de metros cuadrados aprobados: 19 millones. El 'cierre de tejado' no pudo ser mejor.

Siga bajando para encontrar más contenido