Nuevo panorama para el uso racional de la energía pública se abre con la regulación de Retilap

Nuevo panorama para el uso racional de la energía pública se abre con la regulación de Retilap

Finanzas
POR:
abril 06 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-06

Un tema que viene sonando desde el 2009, cuando el Ministerio de Minas y Energía hizo pública la Resolución No. 181331 de agosto 6 del mismo año, con la que se dio vida al Reglamento Técnico de Iluminación y Alumbrado Público, Retilap, es desde el primero de abril de este año, una realidad aplicable en todos sus aspectos, inclusive en los del Régimen Sancionatorio y en los de Interventoría del servicio de alumbrado público contenidos en la norma.

Desde su expedición, el Retilap ha sufrido varias modificaciones y aplazamientos para la entrada en vigencia, pero según David Aponte, asesor del Ministerio y quien hace parte primordial del equipo que lideró la reglamentación, ésta ya entró a ser materia de aplicación. Sin embargo, el pasado 30 de marzo de 2010, el Ministerio expidió una nueva resolución la 180540, con la que se modifica el Retilap y se establecen los requisitos de eficiencia mínima y vida útil de las fuentes lumínicas, junto con otras disposiciones, pero igual, los demás aspectos, del Retilap continúan.

Cabe destacar, como lo explica José Antonio Suárez, subgerente de Jas & Jar Ingeniería Limitada, quien participó como asesor en la redacción del reglamento técnico, que todos los ámbitos públicos de orden oficial y privado deben atender la norma "teniendo en cuenta que la reglamentación es iluminación y alumbrado público, por lo que se entiende que una gobernación, una entidad gubernamental, al igual que una escuela cualquiera, deben atender al Retilap al momento de comprar sus insumos para la iluminación de áreas públicas".

Como el Retilap es un instrumento técnico-legal, que promulga por una correcta y eficiente racionalización del servicio, operación y prestación del alumbrado público, los organismos, entidades y firmas públicas y privadas colombianas tales como Alcaldías, empresas de distribución y usos de energía eléctrica, operadores de servicios de alumbrado público, firmas de interventoría del sector y empresas constructoras y de ingeniería en áreas de diseño, fabricación, instalación y mantenimiento, así como compañías dedicadas a la comercialización, importación y fabricación de productos lumínicos deben estar enteradas de la norma y aplicarla en todos sus aspectos.

Así las cosas, la norma era primordial para que el país se pusiera a tono con los convenios internacionales de la Organización Mundial del Comercio, "lo cual se constituye en el único medio para que Colombia se blinde contra la llegada de productos 'basura' o de mala calidad, que no cumplan con todas las especificaciones técnicas. El organismo internacional, tras ser consultado emite un aval de acuerdo con la reglamentación, en aspectos como la seguridad y el uso racional y eficiente de energía", indicó Suárez.

Grandes cambios

A partir de este momento, con la nueva reglamentación se retoma el concepto de obligatoriedad de las normas, pues desde hace aproximadamente unos 15 años, éstas eran de carácter voluntario, lo cual cambia porque los reglamentos técnicos, como lo es el Retilap, sí son de obligatoriedad.

"Cuando el Retilap toma apartes de una norma internacional y los incorpora a su reglamento, lo hace de obligatoriedad. Por ejemplo, lo que pasó con la 2050, Código Eléctrico Colombiano, que era voluntario, pero cuando el Retie, Reglamento Técnico para Instalaciones Eléctricas asumió los primeros siete capítulos del Código, se convirtió en obligatorio, abriendo un espacio de actualidad y peso para la norma", sostuvo Suárez.

Por su parte, César Tobón Giraldo, director del Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico del Sector Eléctrico, Cidet, opina que la reglamentación entra a "fijar marcos de referencia generales en procura de la defensa del consumidor, básicamente en lo que tiene que ver con aspectos de seguridad, de protección ambiental y algunos asuntos relacionados con procesos de etiquetas y demarcación de características de fabricación y, en otros casos, en especificaciones de calidad".

Igualmente, indica Suárez hay un cambio sustancial en lo que a conformidad de los productos se refiere. "En el caso de las alcaldías, éstas tendrán herramientas para que entreguen un servicio de alumbrado público eficiente y adecuado. Otro aspecto novedoso de la reglamentación es que en el país no existía ninguna norma sobre alumbrado interior y esta reglamentación lo hace".

La academia aborda el tema

Un gran reto se abre para las universidades y entidades académicas para que, a partir de este momento, presenten propuestas en formación que apliquen aspectos específicos de normatividad y cuya enseñanza vaya enfocada al uso eficiente de la energía bajo los parámetros de la norma.

Al respecto, el Cidet y la Escuela Colombiana de Ingeniería han unido conocimientos para crear un diplomado con énfasis en el Retilap. "Ya es una reglamentación de referencia que establece ámbitos de análisis y protección del consumidor. Por eso, es muy importante que se desarrollen programas especializados que aborden aspectos de la reglamentación en lo que a construcción, instalación, desarrollos tecnológicos y aplicabilidad se refiere", concluyó Tobón Giraldo, director del Cidet.

Los municipios se preparan

Ante la nueva reglamentación, los 1.090 municipios del país, a través de sus administraciones locales o mediante las compañías de mantenimiento y distribución del alumbrado público deberán ajustarse y realizar paulatinamente los cambios necesarios en todo el alumbrado público, de acuerdo con el Retilap.

Alejandro Arroyabe, asesor de obras públicas del Servicio Eléctrico de Envigado (Antioquia), dijo: "Estamos haciendo una inspección al diseño y construcción de todo lo que tenga que ver con alumbrado público, tanto en redes internas y externas, en oficinas, centros de salud y escenarios públicos en general para asumir lo que sea necesario dentro del Retilap.

"Así también, para las edificaciones y estructuras existentes, como en el alumbrado público de vías y parques se está cambiando el sistema de iluminación para aplicar un uso eficiente y racional de la energía, claro está que es un proceso costoso y largo, pero hemos empezado por los colegios y escuelas, considerando que la tarea puede tomar de 3 a 5 años para el mejoramiento total de los establecimientos", añadió.