Nutrición y piel siempre de la mano

La piel es una de las barreras de defensa del organismo y sus células producen elementos inmunitarios que reaccionan a los ataques virales. Además, regula la temperatura corporal y, a través de la sudoración, elimina agua y toxinas. Por esto, debe recibir una adecuada nutrición.

POR:
agosto 28 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-28

Para su renovación es necesario el aporte de vitaminas y minerales, especialmente las vitaminas A, E, C y las del grupo B. Entre los minerales, el hierro y el zinc son fundamentales en el mantenimiento de la integridad de piel, pelo y uñas. El consumo frecuente de frutas y verduras en la alimentación aporta niveles óptimos de vitaminas y minerales que ayudan a conservar la elasticidad y la hidratación de la pie. Entre las vitaminas más importantes para la salud de la piel está la C, un antioxidante esencial. Es básica en la producción de colágeno, proteína que forma parte de algunos tejidos y mantiene la piel suave y tersa. Pos su parte, la carencia de Vitamina B2 (riboflavina) ocasiona dermatitis escamosa. Importante también es la Vitamina A, la que estimula la formación del tejido epitelial ( piel y membranas mucosas internas ), mantiene la salud e hidratación de la piel, su deficiencia produce resequedad. La Vitamina E evita la excesiva acumulación de radicales libres que se aumentan por la exposición al sol, provocando las famosas ‘manchas de envejecimiento’. Además, es protector de la membrana celular. Los minerales (hierro, cobre,zinc, calcio) protegen a la piel de enfermedades tales como la acrodermatitis o patologías asociadas a una deficiente alimentación. Que no falte Algunas verduras como el apio y la lechuga son ricas en psoralenos, sustancias que protegen la piel en caso de soriasis y mejoran la respuesta de la piel a la luz del sol. Los polifenoles, sustancias antioxidantes que ayudan a mantener una piel sana, las encontramos en la uva y los vinos elaborados a base de ese fruto. El licopeno, antioxidante importante para la piel, está en los tomates y la cebolla. Fuente y Asesoría Silvia Velandia, nutricionista.

Siga bajando para encontrar más contenido