Obama alerta por última vez sobre consecuencias de recortes

Obama alerta por última vez sobre consecuencias de recortes

POR:
febrero 27 de 2013 - 05:00 a.m.
2013-02-27

k NEWPORT NEWS, EE. UU./AFP El presidente de Estados Unidos Barack Obama hizo sonar ayer todas las alarmas sobre la cura de austeridad que entrará en vigor en tres días y urgió a los republicanos en el Congreso a alcanzar un compromiso para evitar que el país "se dispare una bala en el pie". Desde un astillero de Newport News, en Virginia (noreste), donde se construyen los portaaviones y submarinos nucleares, Obama alertó, horas después de que hablara el presidente del banco central (Fed) Ben Bernanke, que estos recortes automáticamente "debilitarán la reactivación de la economía" estadounidense. Se convertirán en un "hacha" de los gastos del Estado, estimó. "Estos recortes son malos, no son inteligentes y no son justos", dijo Obama en el amplio vestíbulo del astillero. "Es una herida autoinfligida que puede ser evitada", advirtió. El mandatario está intentando que la responsabilidad de la entrada en vigor de la cura de austeridad recaiga en los republicanos. Ambos partidos han sido incapaces de llegar a un acuerdo para encontrar una forma de reducir el déficit en los últimos 18 meses. El gobierno de Obama ha intentado informar una y otra vez sobre las consecuencias concretas de los recortes: vacaciones no remuneradas para los funcionarios, más espera en los aeropuertos y menos seguridad en las fronteras. Obama también ha dicho que los 90.000 trabajadores subcontratados por el Pentágono pueden acabar en el paro sólo en Virginia, mientras que peligran las investigaciones federales contra "criminales, que serán puestos en libertad". "Hay demasiados republicanos en el Congreso que ahora mismo rechazan actualmente dar un pequeño paso cuando se trata de cerrar agujeros fiscales y exenciones tributarias", afirmó Obama ante centenares de obreros navales. "Esto nos bloquea", confesó. Los republicanos, que controlan la Cámara de Representantes -que manda sobre el presupuesto-, rechazan reforzar la fiscalidad, sobre todo después de haber aceptado aumentar los impuestos a las rentas más altas a principios de enero. Los conservadores acusan a Obama, un mes después de iniciar su segundo mandato, de dedicar mucho tiempo a hacer campaña para "dar miedo" a los estadounidenses, en lugar de encontrar soluciones en Washington. Hay una parte de los republicanos que considera que la austeridad es una buena forma de recobrar el equilibrio fiscal de la nación.

Siga bajando para encontrar más contenido