Obama teme un ‘Armagedón’ económico con deuda de EE. UU.

Un alto funcionario predijo el domingo que ese país no incumplirá con su cuantiosa deuda.

AFP

Obama

AFP

POR:
julio 25 de 2011 - 10:14 p.m.
2011-07-25

Todo esto sucede en momentos en que el presidente Barack Obama y los legisladores buscan un acuerdo difícil de alcanzar. "Es impensable que nuestro país no honre sus obligaciones a tiempo", dijo Timothy Geithner, secretario del Tesoro de EE. UU., el domingo al canal de noticias CNN, con los ojos del mundo puestos sobre la amarga lucha política interna que ha paralizado los pasillos del poder en Washington. 

"No ocurrirá", predijo Geithner. Los republicanos, que controlan la Cámara de Representantes, tantearon a los demócratas durante semanas para un acuerdo, hasta llegar a la crisis de la cuenta regresiva para la fecha límite del 2 de agosto, cuando el Gobierno se queda sin rubros.

Obama quiere que el Congreso aumente el límite de 14,3 billones de dólares de endeudamiento para que la administración siga pagando sus cuentas, pero los republicanos han exigido recortes drásticos del gasto sin aumento de impuestos para frenar el déficit.

El Gobierno alcanzó el techo legal de la deuda federal el 16 de mayo, pero ha utilizado los ajustes de contabilidad, así como la recaudación tributaria mayor de la esperada para seguir funcionando normalmente hasta el momento.

Líderes financieros y de negocios han advertido que el fracaso en elevar el techo de deuda estadounidense podría tener repercusiones negativas en la economía mundial, mientras que Obama ha pronosticado que un incumplimiento daría lugar a un ‘Armagedón’ económico.

Conversaciones previas colapsaron el viernes, en medio de acusaciones de los republicanos a Obama de insistir en el aumento de los impuestos. El sector conservador Tea Party, cuyos nuevos miembros de la Cámara fueron elegidos bajo el lema de poner orden en el gobierno y evitar nuevos impuestos, han ejercido una enorme influencia en las negociaciones. 

El secretario de Negocios británico, Vince Cable, un demócrata liberal y uno de los miembros más directos de la coalición de gobierno de Gran Bretaña, culpó a la derecha conservadora del estancamiento.

"La ironía de la situación en este momento, con la apertura de los mercados este lunes, es que la mayor amenaza para el sistema financiero mundial proviene de unos cuantos locos de la derecha en el Congreso de Estados Unidos, más que de la crisis de la zona euro”, dijo Vince Cable a la BBC el domingo.

Y Geithner arremetió en la cadena ABC contra lo que él llamó "una francamente irresponsable minoría dentro de sus partidos... que quiere llevar a este país al borde de la moratoria. Y eso es inaceptable".

El presidente de la Cámara, el republicano John Boehner, le dijo a su bancada que esperaba un acuerdo marco la tarde del domingo para calmar la preocupación de los inversionistas, sobre todo en Asia. Boehner tenía previsto hablar con los miembros de su partido el domingo 24 de julio, dijo una fuente del partido.

Boehner dijo que las ásperas negociaciones se centran en el recorte en dos etapas de entre 3 y 4 billones de dólares en el gasto de más de 10 años, como parte de un acuerdo para elevar el límite de la deuda antes del vencimiento del plazo.

Obama hizo un llamado para un único aumento que dure hasta noviembre del 2012, cuando buscará un segundo mandato en unas elecciones definidas por su manejo de la debilitada economía del país y moldeada por el malestar republicano por el gasto.

Geithner dijo el domingo que los congresistas deben llegar a un plan que acabe con el riesgo de un incumplimiento por lo menos durante 18 meses, es decir, hasta pasadas las elecciones de noviembre de 2012. "Lo más importante es que levantemos esta amenaza de moratoria para el país por los próximos 18 meses", dijo al canal CNN.

REPUBLICANOS SEGUIRÍAN POR SU CUENTA

El presidente de la Cámara de Representantes de EE. UU., John Boehner, dijo que está trabajando en un plan "marco" para alcanzar un acuerdo sobre el déficit a lo largo del día, pero si los demócratas no aceptan los republicanos están preparados para seguir "por su cuenta".

Sin embargo, "es demasiado pronto para decidir si eso es posible", señaló Boehner, mientras que continúan las conversaciones entre republicanos y demócratas tras la reunión que mantuvieron el sábado en la Casa Blanca con el presidente de EE. UU., Barack Obama.

"Yo preferiría tener un enfoque bipartidista para resolver este problema. Si eso no es posible, tanto yo como mis colegas republicanos en la Cámara estamos dispuestos a movernos por nuestra cuenta... hoy", afirmó.

Boehner abandonó el viernes las conversaciones sobre la deuda acusando a Obama de presionar demasiado sobre un aumento de los impuestos, mientras que los republicanos hacen más hincapié en los recortes de gasto en algunos programas gubernamentales.  

CRECIMIENTO ECONÓMICO 

En la entrevista con CNN, Geithner también dijo que la economía estadounidense se ha desacelerado 'mucho' en la primera mitad del 2011 y que la expansión debería ser mayor en el segundo semestre.

Añadió que la cifra de desempleo era inaceptablemente alta. Un asesor de los líderes republicanos dijo que los legisladores estaban trabajando en un plan para lograr entre 3 billones a 4 billones de dólares en ahorros en un plazo de 10 años, pero otro funcionario oficial republicano de alto rango dijo que no se habían fijado cifras. 

No estaba claro si el paquete contenía ingresos adicionales por impuestos junto a recortes en el gasto del gobierno, como Obama lo exige. Los líderes republicanos quieren 'mostrar avances' antes de que comiencen las operaciones en los mercados financieros en Asia, y tener un proyecto de ley para presentar el lunes.

Un asesor demócrata dijo que los republicanos estaban promoviendo un plan que elevaría el límite de deuda y reduciría el gasto en dos pasos, mientras que los demócratas quieren un acuerdo único que cubra el endeudamiento hasta el 2012. 

Michael Steel, un portavoz del presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, el republicano de mayor rango en el Congreso, dijo que 'un proceso de dos pasos es inevitable'. 

Las agencias de calificación dicen que recortarán la categoría triple AAA de la deuda de Estados Unidos si el país no cumple sus pagos, posiblemente generando un caos en los mercados mundiales.

Incluso si Estados Unidos no cae en moratoria, su calificación estaría bajo presión si el Congreso no aborda la reducción de la deuda en el largo plazo.  Los mercados financieros están cada vez más temerosos y los bancos y empresas de Estados Unidos están creando planes de contingencia ante la posibilidad de que el país caiga en moratoria, lo que elevaría las tasas de interés, hundiría al dólar y remecería a las economías del todo el mundo.

AGENCIAS

Siga bajando para encontrar más contenido