Obama urge la reforma financiera

Washington/Reuters. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, regañó ayer a Wall Street por tomar los riesgos excesivos que llevaron a la crisis financiera y urgió a la industria bancaria a frenar sus “esfuerzos furiosos” por bloquear regulaciones más estrictas.

POR:
abril 23 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-23

En un discurso en Nueva York, Obama culpó del derrumbe financiero y de la recesión posterior al “fracaso de responsabilidad” tanto de Washington como de Wall Street. Advirtió que el país afrontaría otra crisis si no se aplican nuevas reglas para controlar a la industria financiera, en un discurso que se hizo cargo de la bronca pública contra los grandes bancos y buscó dar impulso al proyecto de reforma demócrata que gana fuerza en el Senado de Estados Unidos. “Un mercado libre nunca significó luz verde para tomar todo lo que uno pudiera, de cualquier manera”, expresó el Presidente. La crisis “nació del fracaso de responsabilidad que tiró abajo a muchas de las mayores firmas financieras del mundo y arrastró a nuestra economía casi hasta una segunda Gran Depresión”, agregó. Obama dijo que las leyes mejorarían significativamente la fallida estructura regulatoria actual, “a pesar de los esfuerzos furiosos de los grupos de presión del sector” por tratar de debilitar las propuestas. El Presidente pidió a Wall Street: “unirse a nosotros, en lugar de luchar contra nuestros esfuerzos”. Obama, que en el pasado se ha referido a los ejecutivos de Wall Street como “peces gordos” dijo que parte de los enormes paquetes de compensación de la industria alentaron “incentivos perversos para tomar riesgos temerarios”. Los demócratas esperan que el ataque a Wall Street los ayude obtener apoyo de los votantes para las elecciones parlamentarias en noviembre. Una de las metas de Obama en su discurso era presionar a los Republicanos a apoyar la reforma, en medio de señales de que varios del partido opositor están dispuestos a respaldarla. El proyecto fue impulsado por las acusaciones de fraude que la semana pasada recibió el banco estadounidense Goldman Sachs, una de las firmas más tradicionales de Wall Street. El Reino Unido también investiga el caso. ANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido