Obra de La Línea, sin luz al final del Túnel

A la obra aún le faltan trabajos electromecánicos y la carretera a Calarcá, que es la salida del subterráneo.

Las obras de ventilación e iluminación tardarán un año.

Archivo Portafolio.co

Las obras de ventilación e iluminación tardarán un año.

Finanzas
POR:
octubre 09 de 2012 - 01:33 a.m.
2012-10-09

Un nuevo tropiezo, esta vez diferente a un aval ambiental, dificultará la puesta en operación del Túnel de La Línea, megaobra entre Cajamarca (Tolima) y Calarcá (Quindío), programada para el 15 de septiembre del 2013.

Se trata de las obras electromecánicas: ventiladores y equipos de iluminación, que aún no ha contratado el Instituto Nacional de Vías (Invías) y cuya licitación e instalación tardaría al menos un año, y de las obras anexas que incluyen la carretera a Calarcá, pues misteriosamente, en la estructuración del proyecto no se contempló la vía de salida del túnel.

“Podría darse el caso de que yo terminara el túnel y no se pudiera poner en servicio porque faltan las obras anexas”, dice el ingeniero Carlos Collins, representante legal de Unión Temporal Segundo Centenario (UTSC), concesionario encargado de las obras civiles.

Portafolio conoció que el proceso de licitación no ha empezado porque no se ha finalizado la etapa de estructuración de los pliegos de condiciones y aspectos técnicos.

Por eso, la adjudicación –según el Invías- está programada para el primer trimestre del 2013.

La instalación de los ventiladores, luces y plantas eléctricas empezará una vez esté concluida la construcción del túnel.

Sobre las obras anexas, el director saliente de la entidad, Carlos Rosado Zúñiga, explicó que es un corredor de 2,5 kilómetros que tendrá túneles y viaductos.

Agregó que la Universidad del Valle, mediante un convenio suscrito en septiembre de 2011 por 7.000 millones de pesos, está trabajando en los diseños definitivos que deben ser entregados en los próximos días.

“Las obras empezarían en abril del 2013, mientras se termina el túnel y se instalan los equipos, de forma que el sistema pueda entrar a operar”, y señaló que, al finalizar el año, adicionalmente se podrán en funcionamiento cerca de cinco kilómetros de doble calzada entre Cajamarca y el portal Tolima.

Hacia adelante, la megaobra necesitará un segundo túnel, pues el principal es unidireccional.

“Cuesta 600.000 millones de pesos y se puede hacer en 24 meses.

Si lo construye otro contratista se demora cuatro años y no porque yo sea más berraco sino porque yo puedo trabajar en más frentes, aprovechando las galerías del túnel principal que estoy construyendo.

Al otro constructor le tocaría hacer frontones por el lado del Tolima y del Quindío”, asegura Collins, quien dice tener listos los diseños del segundo túnel.

Para la construcción de las obras anexas y del segundo túnel, se conoció que Invías estudia la posibilidad de sacarlas a licitación y no adicionarlas al contrato ‘llave en mano’ del Túnel de la Línea.

Christian Pardo Q

Economía y Negocios