Obra del Oleoducto al Pacífico iniciaría en 2016

El corredor para el trazado del tubo ya fue aprobado por la Anla. El costo del proyecto se estima en 5.000 millones de dólares.

John Gerez, vicepresidente Regional para América Latina Enbridge International Inc.

Archivo particular

John Gerez, vicepresidente Regional para América Latina Enbridge International Inc.

Finanzas
POR:
julio 25 de 2014 - 04:17 a.m.
2014-07-25

La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, Anla, ya dio el banderazo inicial para que se inicie en forma el diseño del trayecto del Oleoducto al Pacífico.

El corredor aprobado tiene 780 kilómetros de extensión, pasa por cuatro departamentos (Meta, Huila, Tolima y Valle del Cauca) y atraviesa las cordilleras Oriental, Central y Occidental.

El proyecto busca conectar de manera más eficiente los bloques de producción de los Llanos Orientales con el Pacífico, con miras a tener una mejor infraestructura que conecte a las zonas productoras del país con Asia.

Transportar el hidrocarburo de las cuencas de los Llanos y el Caguán-Putumayo a través de este ducto podría traer ahorros a la industria hasta por 500 millones de dólares anuales.

“El año pasado, terminamos el diagnóstico de alternativas ambientales que entregamos a la Anla, que es el estudio de análisis de corredores; este año nos dieron su decisión. Basados en ese corredor estaremos arrancando el estudio de impactos ambientales para definir el trazado”, explicó John Gerez, vicepresidente regional de Enbridge para Latinoamérica.

Y es que el corredor aprobado por la Anla tiene, además de los 780 kilómetros de extensión, 5 kilómetros de ancho, lo que implica que para el estudio de impacto ambiental la compañía tendrá que levantar información del ecosistema de un área vasta.

Por esta razón, el gerente de Asuntos Corporativos de Oleoducto al Pacífico S.A.S., OAP, David Arce, compara el desarrollo del estudio ambiental del proyecto como una “nueva expedición botánica”.

“Tenemos que hacer un conteo de todos los individuos arbóreos que vamos a encontrar, vamos a pasar por zonas protegidas muy importantes, en las que el país científico nunca ha entrado, y con el apoyo de las universidades estamos haciendo unos estudios muy detallados”, señaló Arce.

Además, la empresa tendrá que negociar consultas previas con 6 comunidades indígenas del pueblo Pijao, en el Tolima, y ocho comunidades afrodescendientes del Pacífico. Con estos grupos las negociaciones de consulta previa iniciarán en las próximas dos semanas.

Ambos procesos, licenciamiento ambiental y consultas con las comunidades, deberían estar listos entre 18 meses y dos años, con lo que el oleoducto podría iniciar construcción en el 2016 y, a más tardar según calcula OAP, en el 2017.

De acuerdo con el vicepresidente regional de Enbridge la idea es que para el 2018 el Oleoducto al Pacífico ya esté operando.

TRES EN UNO

El Oleoducto es un proyecto que tiene tres líneas de negocio. Por un lado está el ducto de 30 y 36 pulgadas por el que se podrá exportar crudo superpesado, hasta de 1.200 centistokes (cSt), es decir, que tienen una viscosidad similar a la de la miel. Este ducto tendrá una capacidad de 250 mil barriles por día, que se puede ampliar hasta 400 mil barriles por día. “En Colombia, el 70 por ciento de las reservas son de crudos pesados y este oleoducto va a atender esta necesidad de transportar esta producción”, explicó Gerez.

Pero, también, el oleoducto tendrá una línea paralela de 14 pulgadas de diámetro con capacidad para transportar 80 mil barriles de diluyente. Este tubo se usará para importar este subproducto.

La tercera parte del proyecto es una terminal en Buenaventura, que permitirá el abastecimiento de los buques mediante una monoboya ubicada mar adentro, conectada con el oleoducto principal mediante un tubo submarino de 25 kilómetros.

El proyecto contempla seis estaciones de compresión y el costo total de la obra está estimado en 5 mil millones de dólares.

Este es el mayor proyecto de la firma Enbridge en América Latina, en el que está asociado con empresas como TGI, ISA y Cenit.

STAR NO ES EL ÚNICO

El Minminas, Amylkar Acosta, dijo que Ecopetrol ensaya otros métodos de combustión ‘in situ’ para aumentar la recuperación de hidrocarburos en sus campos.

“La tecnología Star no es la única in situ; esta existe hace 100 años y tiene distintas aplicaciones”.

El presidente de Ecopetrol, Javier Gutiérrez, afirmó que la mayoría de esos proyectos son pruebas piloto y agregó que han tenido resultados en mecanismos de recuperación secundaria y terciaria en campos de Santander, Antioquia y Boyacá.

CONEXIÓN: CAGUÁN Y PUTUMAYO

El Oleoducto al Pacífico deberá estar conectado con los yacimientos del país en la cuenca Caguán-Putumayo, mediante una línea que también está proyectada.

El corredor por el que pasará este ducto está en estudio por parte de la Anla, que tiene en sus manos el Diagnóstico de Alternativas Ambientales que propone dos rutas para la línea.

El ducto alimentador, que fue bautizado como Oleoducto Tapir, tendrá una capacidad de 50 mil barriles por día, y podrá expandirse hasta 150 mil barriles por día. El diámetro será de 24 a 30 pulgadas.

También tendrá una línea paralela para importar diluyentes, con una capacidad de 20 mil barriles por día y una posibilidad de expandirla a 50 mil barriles por día.

nohcel@portafolio.co