Algunas obras de arte son ‘encartes’ para el Estado

Desde obras de arte hasta fincas, apartamentos y deudas maneja Cisa. Unos tienen líos jurídicos, otros son invendibles.

Archivo Portafolio.co

La empresa decidió exhibir las obras de arte haciendo de sus oficinas toda una galería, para conseguir más interesados en estas

Archivo Portafolio.co

POR:
diciembre 30 de 2011 - 11:34 p.m.
2011-12-30

 

Un dibujo en tinta con la firma del pintor Fernando Botero tiene un precio de 70 millones de pesos y es una de las 59 obras de arte que están en el inventario de curiosidades de la Central de Inversiones (Cisa), el colector de los activos con que, a veces, le pagan al Estado a través de las entidades públicas.

"Entre cuadros y esculturas, tenemos unos 350 millones de pesos", dice Jorge Eduardo Motta, presidente de Cisa.

Y es que comercializar algunos de los bienes que llegan a esta entidad se puede convertir en un verdadero 'chicharrón'.

Algunas veces, porque se trata de objetos exóticos, como una serigrafía de Enrique Grau, de los años 80, o una escultura de Héctor Lombana, el artista del famoso monumento a los 'Zapatos viejos', ubicado en Cartagena.

En ocasiones, es el enredo jurídico que rodea a los bienes inmuebles (hipotecas, altas deudas por impuestos o por administración), o la suntuosidad de los objetos, lo que dificulta hallarles comprador.

No en vano, Cisa, como dueña del 99 por ciento de la Sociedad de Activos Especiales (Sae), tiene 7 mil de las 23 mil propiedades inmobiliarias que han sido incautadas al narcotráfico.

Es el caso del apartamento en el norte de Bogotá que era del capo Justo Pastor Perafán, extraditado a Venezuela en 1997. Tiene 773,5 metros cuadrados, está avaluado en 1.580 millones de pesos, cuenta con cuatro garajes, gimnasio, jacuzzi en varios puntos de la casa, camas incrustadas en la pared y pisos en mármol.

En varios años, lo han visto cientos de posibles clientes, pero aún sigue en la vitrina inmobiliaria y ya casi reina como uno de los de más larga permanencia allí.

Las exorbitantes sumas que vale una propiedad son muchas veces la talanquera. Sucede, por ejemplo, con el condominio campestre Mónaco, en la vía a Girardot, que tiene 5.142 metros cuadrados de área construida y vale 6.400 millones de pesos. O con las 6 zonas francas que le entregará el Ministerio de Comercio a Cisa para comercializarlas, que tienen un precio de arranque de 300.000 millones.

En el listado de los bienes más difíciles de administrar o comercializar, hay de todo, pues son cerca de 8.000 entidades públicas que tienen vía libre para enviar sus activos a Cisa.

De enero a septiembre del 2011, los gastos por manejo de 317 bienes públicos clasificados como improductivos ascienden a 7.856 millones de pesos.

Para Motta, otro de esos bienes de complejo manejo es la clínica de Sogamoso. "La recibimos de una ESE en liquidación. Empezamos a gestionarla, pero allí funcionaba una IPS, constituida por ex trabajadores de la clínica que tenían un contrato de arrendamiento.

El contrato se acabó y ellos siguen en ocupación ilegal, no pagan arriendo y no quieren desocupar. Cisa intenta venderla por 7.673 millones de pesos desde hace 3 años".

Según el funcionario, un lote en la Sabana de Bogotá “lo recibimos de las entidades financieras que dieron origen a Cisa hace más de una década”. Pese a todo, "Comercializar y administrar los activos del Estado, sea o no una tarea fácil, es nuestra función", concluye Motta con resignación.

‘CHICHARRONES’

Vender es complejo cuando las propiedades tienen 10 propietarios, como sucedió con un edificio entregado por la Dian. O lo que pasa con un inmueble donado al Seguro Social, pero el benefactor dice que tiene que cumplirse una condición especial: que se haga una clínica.

 

Martha Morales Manchego

Redacción de Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido