Obsesión de Caprino es el confort en su calzado

Trabajar, trabajar y trabajar y buscar la comodidad en los zapatos. Estas son las tareas de zapatos Caprino, empresa que en sus 40 años ha buscado siempre el confort de sus clientes.

Álvaro Pereira / Gerente de Caprino

Archivo Portafolio.co

Álvaro Pereira / Gerente de Caprino

Finanzas
POR:
octubre 06 de 2012 - 01:19 a.m.
2012-10-06

Por eso, uno de los secretos del éxito es su departamento dedicado a desarrollo y confort, según lo manifiesta el gerente y dueño de la firma, Álvaro Pereira.

¿Después de 40 años, cómo han hecho para sostenerse en el mercado?

La única manera es trabajando, trabajando y trabajando. No se puede tirar la toalla ante los problemas, sino pensar en soluciones.

¿Cuáles son los mayores problemas hoy para la empresa?

Tengo un producto de estrato cinco.

El problema que enfrento es que el consumo no crece, se quedó quieto.

¿Las importaciones afectan?

Aún no nos afectan. No descartamos que pueda pasar algún día, cuando traten de coger unos mercados de mayor precio, pero con volúmenes más reducidos.

¿Y el TLC los afectará más?

Con un TLC con China, nos inundan. El mercado sería como David y Goliat. Con Estados Unidos, ellos no producen zapatos; esta no es una industria de allá. Ellos diseñan y distribuyen, pero fabrican en China y en otras partes del mundo.

De todas maneras, Calzado Caprino se sostiene en el mercado. ¿Qué tiene que lo hace diferente a los otros?

Tenemos 40 años en el mercado, pero arrancamos con zapato para hombre y hace 20 años incursionamos con el de mujer.

Y los hombres consumían nuestros zapatos porque eran muy suaves, entonces pensamos en mantener ese plus y decidimos tener un departamento pequeño para venderles los zapatos suaves.

Fue tanto el éxito que hoy el público joven nos conoce por el calzado para mujer. Trabajamos el confort, no hacemos nada que no incluya este concepto.

¿Trabajan en innovaciones?

Sí. Ahora estamos trabajando en un proyecto que nos permita ofrecer botas de cuero, para que en invierno las mujeres salgan con la mayor tranquilidad, en el sentido de que ni se mojen los pies, ni se les dañe el cuero de las botas y se mantengan intactas.

La innovación nos lleva a importar muchos productos si queremos diferenciarnos. Porque, por ejemplo, hay unos tejidos inteligentes que no tienen la suficiente demanda en Colombia como para que se desarrolle una fábrica.