Sin obstáculos, en La Colosa ya se habría terminado exploración

Si el proyecto de oro La Colosa, ubicado en límites entre Tolima y Quindío, no hubiese presentado dificultades en la obtención de los permisos de operación, ya se hubiera podido terminar la fase exploratoria y hoy se tendrían los elementos de juicio para tomar decisiones sobre su futuro.

POR:
diciembre 10 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-12-10

Así lo sostiene el presidente de Anglogold Ashanti para Colombia, Rafael Herz, cuya compañía pretende sacar adelante la exploración y posterior producción del yacimiento. Cifras preliminares hacen referencia a que hay 12,3 millones de onzas de recurso inferido. La empresa aún está a la espera de los permisos ambientales para avanzar con las actividades exploratorias, un proceso que sigue en marcha, pero a paso lento. ¿Cuántas veces les ha tocado correr el cronograma por cuenta de la espera? Muchas, ya perdimos la cuenta y creo que lo triste de correr el cronograma es que esta fase de información no sólo es para la empresa, sino para el Gobierno Nacional y las autoridades. Si este proyecto no hubiese tenido todos los obstáculos, se hubiera podido terminar la fase exploratoria hoy y ya se tendrían los elementos de juicio para las decisiones sobre su futuro. En vez de eso, hemos aplazado todo el tema en más de dos años y seguimos con un alto grado de incertidumbre que no le conviene a nadie. ¿Cuáles son las expectativas en materia de producción? Si los indicios preliminares se comprueban en la fase exploratoria, sería un proyecto de altos beneficios para el país y la región. Lo que el inicio de esta fase ha dado es una comprobación de que el potencial de este proyecto es importante. En este momento se está hablando de 12,3 millones de onzas de recurso inferido, pero son cifras preliminares. ¿Siguen a la espera de la respuesta de la autoridad ambiental del Tolima? Nosotros la seguimos esperando. Hemos iniciado una exploración limitada con base en los permisos otorgados por el Ministerio, pero no tenemos permiso para el uso de aguas en la zona, entonces lo que venimos haciendo es utilizar agua transportada desde otro sitio. Eso nos sorprende en el sentido de que la cantidad de agua que se utiliza en la fase exploratoria es mínima. Obtener una concesión de agua y la aprobación de los planes de obra civil para la respectiva toma no debería estar causando toda esta discusión, porque, repito, en la fase exploratoria el uso es mínimo. ¿Han dejado quieta esa etapa de exploración? No. Hemos continuado con una exploración limitada, con dificultades y con altos costos porque nos toca traer el agua, bombearla hacia el sitio, pero no hemos parado porque queremos seguir con el desarrollo de esta fase. ¿En qué consiste esa etapa? Es una fase de conocimiento, es saber qué mineral hay, cuánto, en qué condiciones se podría producir, para cuándo, qué impactos ambientales tendrían diferentes métodos de producción y cómo se compensan para que su impacto neto sea positivo. ¿Qué viene después? Tendremos que pasar a una fase de licenciamiento donde la autoridad nacional, local, regional y la comunidad deciden si este proyecto sigue adelante o no. Lo que el inversionista nacional o extranjero reconoce es la necesidad de una discusión amplia alrededor de una licencia ambiental para la fase productiva. Sin embargo, que a un proyecto de esta magnitud no se le permita explorar para tener las bases de decisión es un asunto difícil de explicar y no se conjuga con el tema de locomotora minera. Discusiones controvertidas en materia ambiental Para el presidente de Anglogold Ashanti, Rafael Herz, la ley de Reserva Forestal debe limitarse, ser concreta, específica y no puede abarcar el 50 por ciento del territorio nacional. “En su definición tiene que conjugarse con otros intereses económicos, incluyendo el tema minero”, dice el directivo. La norma tiene una incidencia particular en el proyecto de La Colosa, pero el presidente de la compañía sostiene que desde el punto de vista técnico no tiene sentido que se requiera sustracción para la fase exploratoria. “Hay que respetar la ley, pero entonces reglamentémosla de tal manera que los tiempos y los costos de la sustracción se conjuguen con los tiempos y los costos de una fase exploratoria. No se puede exigir a una empresa que haga el mismo estudio ambiental para la fase exploratoria que para una fase productiva”, puntualiza. La mina tiene agua, pero no permiso para usarla La compañía surafricana Anglogold Ashanti ya cuenta con los permisos de las autoridades nacionales para la fase exploratoria de La Colosa, en jurisdicción del municipio de Cajamarca (Tolima). Esta etapa requiere el uso de agua, para lo cual pidió autorización a la Corporación Autónoma Regional del Tolima, Cortolima. El aval le fue negado por el desabastecimiento del líquido en la región a causa del fenómeno de ‘El Niño’, sin embargo, a la fecha y en plena época de lluvias, a la empresa aún no le han dado una respuesta afirmativa. “Es un tema que tiene que ver con la consistencia y la congruencia del Estado como un todo, entre la decisión que se hace en el contexto nacional y los permisos que se requieren en el ámbito regional. Muchas veces lo que implica es que se presenten demoras importantes”, manifiesta el presidente de Anglogold en el país, Rafael Herz. Sobre ese particular aún no hay decisiones definitivas. ¿Cuál es la percepción de los inversionistas? Los inversionistas y esta empresa siguen apos- tándole a este proyecto, están comprometidos porque a pesar de ser este un país con dificul- tades, las condiciones han mejorado de manera sustancial, no sólo en el tema de seguridad. De ninguna manera, la situación nuestra significa que dejemos de apostar en Colombia, para nada, esta compa- ñía está comprometida y va a seguir trabajando en ese sentido. Lo que quisiera la empresa es que en esta fase explora- toria se pudiera conti- nuar de una manera consistente, fluida, para luego ya tomar decisiones, tanto por parte del Estado como por la comunidad y la empresa. "Los inversionistas y esta empresa siguen apos- tándole a este proyecto, están comprometidos porque el país ha mejorado de manera sustancial”. 12,3 millones de onzas tendría la mina de oro la Coloza, localizada en límite entre Tolima y Quindío.ADRVEG

Siga bajando para encontrar más contenido