El ocaso del papel moneda

Las transacciones por internet crecen 30 por ciento y las de banca móvil, 60 por ciento.

POR:
septiembre 24 de 2013 - 10:03 p.m.
2013-09-24

A finales de mayo del 2013, dos montañistas, Horacio Galanti, de Canadá, y Horacio Cunietti, de Argentina, se convirtieron en los primeros habitantes del planeta en realizar varias transacciones financieras a 8.848 metros de altura, utilizando algunas aplicaciones móviles bancarias Breeze del inglés Standard Chartered.

Los Horacios, como se les conoce desde entonces, estaban nada más y nada menos que en el llamado ‘techo del mundo’, en la cima del Monte Everest y su hazaña puso en evidencia que hoy son pocas las barreras que tienen los usuarios de la banca para conectarse con sus entidades.

Esto no hubiese sido posible sin el concurso de los avances de la tecnología, que cada día proveen al sector financiero de aplicaciones que no solo hacen más rápidas y seguras las transacciones sino también posibles desde cualquier rincón del mundo y en cualquier momento.

Llegar a este nivel les tomó a las entidades varias décadas, y aunque todavía queda un trecho por recorrer antes de dar el salto definitivo a la banca digital, donde no habrá espacio para el modelo actual, los expertos dicen que esto será cuestión de unos pocos años.

La oficina física no desaparecerá, su modelo actual le dará paso a un concepto más integral de servicios personalizados. Los clientes no irán allí a retirar dinero, y mucho menos a realizar pagos ni consultar saldos.

Su presencia será para solicitar asesoría directa y específica sobre nuevos productos de ahorro, inversión o cerrar operaciones que lo requieran, pues muchos de los pasos previos ya los habrá hecho desde sus dispositivos electrónicos (celulares, tabletas o portátil).

Analistas coinciden en que a la vuelta de 20 años el uso del dinero en efectivo se habrá reducido tanto que será extraño ver que una persona realice sus compras o pagos en papel moneda. Las estadísticas muestran que ese futuro no es descabellado y mucho menos está lejano.

En Colombia, las transacciones monetarias por internet crecen a una tasa anual del 30 por ciento, mientras que las efectuadas a través de la banca móvil lo hacen a un ritmo del 60 por ciento.

En contraste, las operaciones en las sucursales físicas de los bancos crecieron solo 0,9 por ciento, según las más recientes cifras reveladas por la Superintendencia Financiera.

Uno de los mayores retos que tiene el sector financiero para lograr darle paso al dinero digital, es alcanzar máximos estándares de seguridad en las transacciones.

Sin esto, será imposible que el grueso de la población migre hacia ese sistema. Bryan Rozo, gerente de E-banking para la región andina de Gemalto, sostiene que ese paso hoy se está convirtiendo en realidad y seguirá siendo así hasta convertirse en un canal indispensable, pero se requiere de los más altos estándares de seguridad.

SALTO A LO DIGITAL

Un análisis de la firma Pyramid Research indica que el uso de la banca móvil en Latinoamérica tendrá un incremento anual del 65 por ciento solo en los próximos dos años, lo que elevará el número de usuarios de los 18 millones actuales a 140 millones para el 2015.

Latinoamérica, con Colombia como uno de los países abanderados, se convertirá en una región clave para el crecimiento de los servicios financieros móviles, guiados principalmente por su densidad poblacional y la penetración de los móviles.

Carlos Romero, gerente de Marketing de Gemalto para América Latina, sostiene que ese crecimiento será en dos direcciones: una, con los servicios para usuarios actuales de la banca, donde los Smartphone serán el punto central de las transacciones y de pagos, tanto aquellos que se harán en línea a tiendas virtuales, como el que se usará en comercios.

En otra dirección, dice, vendrán los servicios para no bancarizados que crecerán de forma importante por su uso en programas de Gobierno y que permitirán ser el eslabón que integren a una gran parte de la población a las redes financieras.

Algunos modelos desarrollados, como los corresponsales bancarios que en el último año crecieron en el país un 634 por ciento, se implementan en varias naciones emergentes, pues son ejemplo de cómo se puede llegar a la población más vulnerable con servicios efectivos y de bajo costo. Los banqueros están convencidos de que a la vuelta de dos décadas una parte importante de los colombianos serán usuarios habituales y permanentes de las oficinas virtuales de la banca.

Siga bajando para encontrar más contenido