Ocho de cada 10 mayores de 35 años han sufrido molestias de espalda en algún momento

Nueve de cada diez son causados por alteraciones musculares generadas, en su mayoría, por los malos hábitos posturales. El resto es provocado por hernias discales, infecciones o tumores.

POR:
julio 10 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-10

Para la mayoría de las personas el dolor de espalda es un concepto tan genérico que así denominan a cualquier molestia que sienten entre el cuello y la parte baja de la cintura (lumbago o lumbalgia).

El problema es que, según la Asociación Colombiana de Medicina Física y Rehabilitación, sólo seis de cada diez personas reciben el diagnóstico y el tratamiento adecuados de este dolor.

La solicitud no apropiada de exámenes proporciona datos que personas no entrenadas pueden ver como la causa principal de la molestia, dejando de lado la razón más importante.

Según los expertos, si una persona tiene un dolor de espalda común y corriente y el médico que la valora solicita, por ejemplo, una resonancia magnética (conducta errónea en este caso), lo más probable es que encuentre alteraciones de cualquier tipo, que no están causando problemas, pero a las cuales el médico tratante atribuirá la causa de la molestia. El resultado será la intervención inadecuada del dolor.

Los especialistas de la Asociación sostienen que el 90 por ciento de los dolores lumbares son musculares y no requieren exámenes ni siquiera radiografías.

De diez, apenas uno ameritará la toma de una resonancia, una tomografía, una radiografía u otros procedimientos para descartar diagnósticos diferentes a problemas en la columna.

¿Quiénes están más predispuestos? Los hombres con sobrepeso y de estratos socioeconómicos bajos (muchos se ven obligados a hacer las actividades de mayor exigencia física), los fumadores (sus cuerpos tienen déficit de oxígeno y sus músculos son más propensos a lesiones), los sedentarios y las mujeres que han tenido muchos hijos.

¿Cuándo consultar? El consejo es, ante cualquier molestia, consultar de inmediato. Es una costumbre entre las personas acudir al médico sólo cuando el dolor se vuelve incapacitante. Un diagnóstico a tiempo permite, también, una intervención oportuna.

¿Con qué se confunde? La gente suele confundir las infecciones urinarias, los cálculos renales y los problemas de colon o tumores con un dolor de espalda.

¿Qué pasa si no consulta nunca? Es común que los afectados, para aliviar el dolor, adopten sin darse cuenta ciertas posturas. Son típicas, por ejemplo, las sobrecargas en la cadera. El resultado de esas malas posiciones del cuerpo es que aumentan el problema.

Importancia del peso

Los especialistas aseguran que una de las causas de esas molestias puede ser el sobrepeso,ya que este comprime las vértebras y los discos de la columna, lo que causa
dolor.

La recomendación número uno es no automedicar, ya que los medicamentos sin fórmula pueden resultar afectando otros órganos.

Siga bajando para encontrar más contenido