En octubre, 132.000 trabajadores más laboraron sin cobrar dinero

Otras veces había crecido ese tipo de trabajo, pero en épocas de crisis o estancamiento.

POR:
diciembre 04 de 2010 - 02:49 a.m.
2010-12-04

Trabajar gratis no está de moda, pero en el país aumenta el número de colombianos en esta condición, y en el trimestre agosto-octubre llegaron a 1,1 millones de personas, 132.000 más que en igual periodo del año pasado.Esa categoría del mercado laboral, que participa con el 5,5 por ciento de la población económicamente activa, fue la que registró el mayor crecimiento anual en el lapso mencionado: 13,8 por ciento, seguida por la del trabajador por cuenta propia, con 8,5 por ciento.Esos dos renglones bordean la mitad del total de la población ocupada en el país, que, según las cifras del Dane, fue de 19,7 millones de personas y conforma la inmensa mayoría de los trabajadores informales, como lo observa Juan Carlos Guataquí, investigador y profesor de la Universidad del Rosario.Los trabajadores familiares sin remuneración son aquellos que laboran sin recibir dinero en empresas o negocios del hogar, como tiendas, minimercados, talleres de toda clase -confecciones, zapaterías, de arreglo de vehículos, floristerías, cultivos de pancoger, parcelas, entre muchas otras- y que son el grueso de esta categoría.Una de las explicaciones brindadas por Guataquí ante el creciente fenómeno del trabajo familiar gratuito es que, ante la baja retención educativa y la gran masa de jóvenes sin experiencia que les permita vincularse al mercado laboral formal, la mejor manera de aumentar los deteriorados ingresos hogareños es vinculándolos a las famiempresas.En esa clasificación el Dane distingue a los trabajadores sin remuneración en empresas de otros hogares, que son aproximadamente el 10 por ciento de los ocupados sin pago monetario, fenómeno que, además de las dos causas señaladas, puede estar motivado por el trabajo por la comida y/o el trabajo para adquirir experiencia.Es sabido que la actividad productiva colombiana, a pesar de estar en franco ascenso, no genera los suficientes puestos de trabajo para toda la población que demanda un empleo, y que, aunque la desocupación bajó a 10,2 por ciento en octubre y el número de ocupados se incrementó en algo más de un millón en el año terminado en octubre, este aumento obedeció, básicamente, al comportamiento ascendente de los dos principales grupos de trabajadores informales.Guarismos superiores al millón de trabajadores sin remuneración, como el del trimestre agosto-octubre, no tienen muchos antecedentes en el mercado laboral colombiano y puede citarse el de hace un año, cuando todavía existía mucha incertidumbre sobre el futuro inmediato de la economía mundial y local.También, en el primer trimestre del 2001, cuando el país aún no se reponía de los efectos de la fuerte recesión de 1999, y finales del 2002, momento en el cual la economía parecía haber encontrado el camino de la recuperación.No obstante, los buenos años de crecimiento económico no se han reflejado en una caída significativa de quienes trabajan gratis y, por el contrario, como ahora, las cifras crecen, con el agravante de que el componente joven de la informalidad es, precisamente, el trabajador familiar sin remuneración, señaló el investigador de la Universidad del Rosario.Jorge Correa C. Redacción de Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido