La odisea del banano

La disputa comercial del banano, la más antigua del sistema multilateral de comercio mundial, tiene sus días contados.

POR:
julio 30 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-30

La paz del banano se encuentra a nuestro alcance después de 16 años y once fallos condenatorios en la Organización Mundial del Comercio (OMC) contra el régimen de importación de banano de la Unión Europea. Este hecho histórico sin precedentes es el comienzo de la restitución de nuestros conculcados derechos, mediante el desmonte gradual del régimen discriminatorio de importación de la Unión Europea aplicado al banano de nuestra región. Ecuador y Estados Unidos promovieron vigorosas condenas en la OMC al reglamento europeo de importación de banano latinoamericano. Colombia, segundo exportador a la Unión Europea con 1’153,911 toneladas, hizo lo propio y cuestionó también el régimen de banano de la Unión Europea por medio de la invocatoria de antiguas disposiciones de la OMC de 1966, que desembocaron en un pedido de ‘Buenos Oficios’ al director general de la OMC, Pascal Lamy, para que terciara en esta controversia. Durante 8 meses y luego de 38 intensas consultas con las partes interesadas, Lamy tomó un enorme riesgo, y bajo su responsabilidad y prestigio nos presentó el 18 de julio el proyecto de ‘Acuerdo de Ginebra en Banano’. Esta propuesta fue avalada por Colombia sin titubear. Los demás países de la región, en particular Costa Rica, Ecuador y Panamá la recibieron primero con recelo, soberano y respetable, que aplacarían una semana después. La propuesta contiene una arquitectura legal balanceada y una reducción de los aranceles que le dan certeza legal a lo acordado, pues sus resultados se incluirán en la listas de compromisos de la Unión Europea en la OMC. Esta iniciativa engloba una ‘cláusula de paz’, que debería terminar los litigios entre los países latinoamericanos productores de banano, que debe primar sobre la suerte de la Ronda Doha, ahora mismo embolatada por discrepancias en acceso industrial entre desarrollados y en desarrollo. La propuesta Lamy, ahora aceptada con algunos ajustes por todos los productores de banano latinoamericanos, incluye la consolidación del arancel aplicado al banano, actualmente de 176 euros por tonelada, la disminución (o down payment) de 28 euros por tonelada aplicable desde el 1 de enero de 2009, y reajustes sucesivos hasta bajar el arancel al banano de la región a 114 euros por tonelada en el 2016. Esta reducción del arancel se traducirá en una menor erogación para nuestros países valorada en 1.417 millones de euros en el período mencionado, y de 238 millones anuales de euros a partir del 2017. Para Colombia, y para nuestra industria de banano, los ahorros por menores aranceles ascienden a 425 millones de euros entre el 2009 y el 2015; a partir del 2016 nuestro banano pagará menores aranceles en Europa calculados en 71 millones de euros anuales. El grupo de países del África, Caribe y Pacífico intenta bloquear la solución a la larga disputa en banano. Con la Ronda Doha a punto de colapsar, ello no debería impedir que la solución prevalezca. aespinosa@minagricultura.gov.co * Asesor del Ministro de Agricultura La disputa comercial del banano, la más antigua del sistema multila- teral de comercio mundial, tiene sus días contados.ANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido