'Oferta de vivienda en Bogotá, la más pobre de las pobres'

Así lo advirtió esta mañana el ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, quien expresó su preocupación por lo que plantea el Plan de Ordenamiento Territorial (POT).

Luis Felipe Henao, ministro de Vivienda.

Archivo Portafolio.co

Luis Felipe Henao, ministro de Vivienda.

POR:
mayo 28 de 2013 - 03:25 p.m.
2013-05-28

"La próxima semana radicaré en el Concejo un documento con observaciones sobre el tema, especialmente sobre los problemas de tramitología, inseguridad jurídica y altos costos que afectan el desarrollo de vivienda en la capital", enfatizó Henao.

Recordó que con lo planteado en el POT, los precios fuera del centro ampliado que propone el Distrito se incrementarían hasta 40 por ciento y dentro de este, 4 por ciento.

El alto funcionario también advirtió incoherencias en la propuesta de la administración para esta iniciativa, pues "se plantean 12 mil hectáreas para proyectos, que significaría construir una ciudad como Medellín, lo cual no tiene lógica. Y mientras tanto, se siguen perdiendo empleos", reiteró.

Vale recordar -según datos de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol)- que en la ciudad ya van 79 mil puestos de trabajo perdidos. "Y sin una política coherente -por ejemplo-, en la generación de vías, redes de acueducto y alcantarillado, entre otros, esto no cambiará.

"Muy triste que Bogotá no aproveche la época dorada de la vivienda, en la que hay medidas que impulsan el desarrollo y una inversión sin precedentes que pasó de 150 mil millones de pesos anuales a 8 billones en el país", dijo Henao.

'POLÍTICA ES COHERENTE'

Mientras el Ministro expresaba sus opiniones en un foro del Fondo Nacional del Ahorro y la revista' Semana', Gerardo Ardila, secretario de Planeación de la ciudad insistía, en otro escenario, que "la propuesta de modificación al POT es legal y viable, y se ajusta a procedimientos establecidos en la Ley 388 de 1997 y, efectivamente, se trata de una modificación excepcional de normas urbanísticas”.

Agregó que se tiene en cuenta la desigualdad de las condiciones de sus habitantes y los consensos internacionales que exigen a las ciudades prever riesgos derivados del cambio climático y las necesidades: reduciendo costos, tiempos y distancias de desplazamiento y garantizando una oferta de vivienda, servicios y empleo para todos los sectores sociales, entre otros.
Gabriel E. Flórez G.

Redacción Economía y Negocios.

Siga bajando para encontrar más contenido