Ofrecen clases de cocina saludables para beneficiar a madres gestantes y bebés no nacidos

La iniciativa fue de la chef Paula Riaño, maestra de cocina de la Academia Verde Oliva, quien además es madre hace un año, pero en la semana 26 del embarazo le diagnosticaron diabetes gestacional.

POR:
septiembre 05 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-05

"La prueba Sullivan salió altísima; me dio diabetes gestacional por seguir una alimentación inadecuada. Fui a la nutricionista y tuve que ponerme las pilas; si no, hubiesen tenido que aplicarme insulina y eso sí me causaba terror", cuenta Paula.

En estas clases gourmet, las futuras madres aprenden diferentes formas de preparar desayunos, medias nueves, onces, almuerzos, cenas y batidos que les permitan cuidarse, sin afectar el desarrollo del bebé.

"Les enseñamos a comer de todo, pero proporcionado. Les presentamos opciones para picar cada dos horas, que es lo ideal para evitar engordarse y padecer diabetes gestacional. Todo ello, basado en lo que mi médico me enseñó cuando yo estaba embarazada. Además, yo estudié nutrición y cocina, por ello tenemos en cuenta los niveles dietéticos que suplen las necesidades maternas sin descuidar las del bebé", agrega la Chef.

Es ideal que las mujeres tomen este curso que comprende seis clases (dos por semana) antes de quedar en embarazo, pues se les dan pautas para que aprendan a cuidarse en cada uno de los trimestres de la gestación.

Sin embargo, no existe límite en la edad gestacional para aprender recetas deliciosas y saludables. Incluso, la última clase está dedicada a la preparación de platos para el posparto.

Algunas ideas

Evite las grasas. En este curso, las madres aprenden técnicas para preparar huevos con poca grasa, pero conservando su sabor.
Coma de todo, pero en cantidades adecuadas. Por ejemplo, la chef enseña a preparar, incluso, pequeños pasteles de hojaldre para que la mujer embarazada no se prive de comer lo que le gusta o le puede generar antojos.

Para el desayuno, las futuras, y las madres aprenden a preparar una especie de Müsli, combinando cereales, maní, almendras y frutas deshidratadas.

También hay recetas para después del parto

Una vez ha nacido el bebé, la dieta nuevamente cambia y muchas mamás quieren recuperar pronto su peso normal.

El curso también ayuda en este aspecto, haciendo énfasis en alimentos que eviten que la madre siga aumentando de peso, sin alterar la lactancia.

Además, ella aprende a elaborar compotas, papillas y platos que se le ofrecerán al bebé luego de los seis meses de edad, cuando inicia la alimentación complementaria.

"Por ejemplo, para la época en que el bebé no puede comer huevo y pescado, a las madres se les enseña a variar el menú, no solo con carne y pollo, sino también combinando las verduras, las frutas y las texturas, dejándolas bien procesadas al comienzo", explica Riaño.

Por ser el resultado de una experiencia de vida, en las clases de cocina para gestantes no solo se aprende a cocinar, también son una oportunidad para conocer algunos tips que muchas mujeres ignoran porque solo se adquieren a lo largo de los nueve meses.

"Por ejemplo, si en una clase aprendemos a preparar sánduches de pavo con aceitunas, no es porque sí. Simplemente porque sé que en el embarazo sentimos ganas de comer alimentos ácidos y las aceitunas son perfectas porque sacian esa necesidad de sabor y no nos engordan", dice Riaño.

Según la chef, es ideal tomar el curso antes o en los primeros días del embarazo, para que sea una experiencia sana.

Siga bajando para encontrar más contenido