En el ojo del huracán

En el ojo del huracán

POR:
septiembre 17 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-17

La temporada de huracanes que tanto daño le ha causado a Haití, Cuba y a ciudades de los Estados Unidos, parece que también se hubiera ensañado en el mercado financiero de este último. Como un castillo de naipes y por cuenta de los vientos huracanados de la crisis del crédito hipotecario, se han venido al suelo los poderosos de la liga, Fannie Mae, Freddie Mac y Lehman Brothers, habiendo tenido que acudir a su rescate el Federal Reserve y el departamento del Tesoro, antes ajenos a estos menesteres. ¿Pero qué pasó?, se preguntan muchos. ¿No habían dicho acaso que el peligro había pasado? Pues no había pasado. Después de la cantidad de piruetas que han hecho las autoridades monetarias del país del Norte, el sistema financiero se encuentra en el ojo del huracán y todavía no hay trazas de una solución definitiva. La crisis esta ahí.

De acuerdo con la teoría económica, un gobierno puede fijar la tasa de cambio de su moneda de varias formas. Cuando tiene un mercado financiero altamente desarrollado puede utilizar operaciones de mercado abierto, intervenir en el mercado cambiario, en el mercado de futuro de las divisas y orientar sus operaciones en activos externos, para defender una paridad cambiaria. La lista se puede ampliar incluyendo otros instrumentos tales como modificaciones en las exigencias de reservas bancarias. Empero, todas estas herramientas de política tienen limitaciones y no pueden operar en forma indefinida. Cuántas veces se han visto casos de gobiernos que tratan de evitar la depreciación de su moneda pero se tropiezan con el agotamiento de las reservas internacionales y con la capacidad de endeudamiento terminada. Asímismo, otros que procuran evitar la apreciación de su medio de pago, pero encuentran inaceptable el costo de la inflación.

En el momento en que la capacidad de acción del gobierno se pierde y ya no está en posibilidad de defender la paridad establecida debido a cualquiera de estas restricciones, se presenta una 'crisis' en la balanza de pagos.

Sin entrar en muchas explicaciones sobre la teoría de la balanza de pagos, es bueno anotar que un ataque especulativo sobre las reservas puede verse como un proceso mediante el cual los inversionistas modifican la composición de sus portafolios, reduciendo la proporción de moneda nacional y aumentando la de moneda extranjera. La variación se justifica por un cambio en los rendimientos relativos o por la alteración en la confianza de los inversionistas, porque cuando el gobierno ya no se halla en capacidad de defender la tasa de cambio, la moneda empieza a depreciarse. Es posible que resulte aún más sorprendente que la alteración de ataques especulativos y recuperaciones de confianza sea un evento natural cuando no hay seguridad en el mercado acerca de qué cantidad de sus reservas potenciales está dispuesto a utilizar el gobierno. El motivo es bastante simple: los especuladores están frente a la 'opción de una sola vía' en la cual no pierden especulando contra la moneda aunque resulten injustificados los temores de abandono de la paridad.

Si bien no es exactamente esta la situación que se ha presentado en el mercado de los Estados Unidos, la hipótesis planteada no dista mucho de ser expresión cabal del fenómeno ocurrido. En efecto, la pérdida de confianza de los inversionistas en la solidez de las entidades administradoras del sistema, unida a la falta de claridad sobre las acciones de política por parte del Federal -por primera vez en noventa años va al rescate de intermediarios- dieron al traste con las bases mismas del mecanismo, al punto de haberlo llevado a los extremos inimaginables en que se encuentra hoy. Imposible compararlo con la crisis de 1929, pero por ahí anda.
Felicitaciones a PORTAFOLIO en sus quince cortos años.

rosgo12@hotmail.com

Siga bajando para encontrar más contenido