Ola de dudas por reforma financiera

Sin haber comenzado el debate formal de la reforma financiera ya empezaron a escucharse reparos y preocupaciones sobre la iniciativa, que tiene mensaje de urgencia del Gobierno.

POR:
mayo 22 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-22

Por un lado, están quienes piensan que tal como fue radicada en el Congreso (hace más de un mes) no plantea cambios grandes para el sector como un todo, sino que solo se concentra en hacer modificaciones al funcionamiento de los fondos de pensiones y cesantías y que por ende no entienden ni la urgencia, ni el planteamiento como ley marco, pues por ejemplo para los bancos no implica grandes cambios. Por el otro, hay quienes tienen desconfianza de las reformas que se plantean al sistema de pensiones privado, pues argumentan que la responsabilidad sobre las inversiones pasaría a los cotizantes, que en su mayoría carecen de cultura financiera. A esto se suman los interrogantes que despiertan varios artículos del texto presentado por el Gobierno, los cuales se refieren al funcionamiento del Certificado de Incentivo Forestal (CIF), que fue rescatado de la frustrada Ley forestal. Para los críticos de la iniciativa este artículo es un ‘mico’, pues argumentan que es un tema que nada tiene que ver con la reforma. El Ministerio de Hacienda no respondió sobre estas dudas planteadas por distintos observadores. El representante Carlos Alberto Zuluaga, coordinador de ponentes y quien está realizando una serie de foros abiertos para escuchar a los interesados en la reforma y luego sí proceder a redactar el texto de la ponencia, opina que los artículos sobre el tema forestal no caben en el proyecto de ley, pues ese no es el contexto para aprobarlos. “Además, si eso se permite también se tendrían que aceptar todas las propuestas que se vayan creando durante los debates, dado que es una Ley marco y en teoría implicaría que caben todos los temas financieros”, dice. ENTRARÍAN MÁS TEMAS El representante Zuluaga dice que durante el proceso legislativo será inevitable incluir temas que no están en la iniciativa, pero que son de vital importancia (como el microcrédito) o que ya han sido tratados por otros congresistas, como el de la prohibición de que exista rentabilidad negativa en los fondos de pensiones, idea de origen parlamentario que prosperó en dos debates en Cámara, pero que no cuenta con el respaldo del Gobierno, ni de la industria. El argumento para no apoyar esa idea es que si la rentabilidad negativa se prohíbe, los fondos solo podrían invertir en activos sin riesgo (como los CDT) y en consecuencia no podrían comprar acciones, que en el largo plazo han demostrado ser una de las inversiones más rentables, pero que por su naturaleza registran alzas y bajas que pueden ser bruscas. El tema de la rentabilidad es básico en el manejo de estos fondos, no solo porque les muestra a los afiliados qué tanto crece su ahorro, sino porque según los cálculos de los mismas Administradoras de Fondos de Pensiones y Cesantías (AFP) solo 20 por ciento del dinero que se acumula al final para la jubilación corresponde a lo que se cotiza y el 80 por ciento restante es el resultado de la rentabilidad. En eso insiste Santiago Montenegro, presidente de Asofondos, el gremio de las AFP, quien sostiene que por eso es clave analizar la rentabilidad en el largo plazo y no en el corto, que fue justo el tema que generó zozobra en los primeros tres meses de este año, cuando por culpa de la caída de las bolsas los fondos de pensiones registraron pérdidas de 1,9 billones de pesos en enero, que luego recuperaron por completo en abril, cuando ganaron 2,1 billones. El problema está en que la mayoría de los 8 millones de colombianos que cotizan a pensiones obligatorias no han podido entender cómo leer correctamente la rentabilidad y eso que hoy solo existe una alternativa para invertir. En la reforma, se crean tres opciones (arriesgada, conservadora y moderada) y ahí vienen los temores de quienes critican la iniciativa, pues en el articulado no ven nada con respecto a la forma como se le van a explicar los cambios a los cotizantes. Montenegro dice como, en el sistema actual, la gente no tiene alternativas para elegir por eso no se han hecho muchas campañas explicativas, pero que luego de que se apruebe la reforma, los fondos se comprometerán a explicar masivamente los llamados multifondos. 3 % es la comisión que reciben actualmente las Administra- doras de Fondos de Pen- siones y Cesantías (AFP). Responsabilidades y comisiones de las AFPUno de los factores que más confusión generó en los primeros tres meses del año, cuando los fondos de pensiones estuvieron impactados negativamente por las bolsas de valores, fue el hecho de que los recursos administrados registraran pérdidas, pero las sociedades administradoras dan ganancias. De enero a marzo, los fondos de pensiones obligatorias perdieron 1,59 billones de pesos y las AFP ganaron el mismo periodo 47.851 millones de pesos, 1,89 por ciento más que en igual lapso del año pasado. Otros actores del sector financiero opinan que estas cifras son el resultado del esquema de ingresos de las AFP, las cuales reciben una comisión fija de sus afiliados y dicen que con la reforma financiera esas comisiones van a aumentar. Actualmente, las AFP reciben una comisión del 3 por ciento de la cotización, la cual se divide en dos partes iguales: un 1,5 por ciento que corresponde al seguro previsional “que cubre invalidez y muerte” y otro 1,5 por ciento que es propiamente el pago por la labor de administrar el ahorro. En la reforma, se plantea que la segunda parte tenga un componente variable atado al desempeño del fondo, para que reciba más comisión el que rente más. Santiago Montenegro, presidente de Asofondos, asegura que no es cierto que los fondos tengan ingresos fijos por las comisiones que reciben y que la prueba está en que algunas AFP incumplieron con la rentabilidad mínima y tuvieron que responder con su patrimonio. En lo que respecta al cambio en el esquema de comisiones, dice que lo que se busca es alinear los intereses de ahorradores con los de las administradoras, pues a estas se les incentiva a buscar más rentabilidad, la cual va directo a la cuenta de cada uno de sus afiliados. “Además eso tiene un límite para que las AFP no sean demasiado arriesgadas”, aclara. Otra de las dudas que se han generado con la reforma se deriva del hecho de que con los multifondos se busca corresponsabilizar a los cotizantes para que se preocupen más por su pensión. Algunos temen que con este nuevo esquema, las AFP se limpien las manos en caso de malos resultados y culpen al afiliado por haber escogido mal el fondo. Montenegro responde la responsabilidad va a ser compartida, pues la reforma no elimina la rentabilidad mínima, que es un requisito que debe cumplir cada administradora, so pena de ser sancionada. Insistió, de todas maneras, en la importancia de entender que en las inversiones de largo plazo no hay volatilidad, tampoco se obtienen rendimientos altos. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido