Ola de frío afecta cosechas y a trabajadores agrícolas hispanos en Florida, E.U.

Ola de frío, que presenta temperaturas bajo cero grados centígrados en las noches y puede dejar pérdidas por millones de dólares en la agricultura, preocupa a productores y campesinos hispanos.

POR:
enero 06 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-06

La razón es que el trabajo de estos inmigrantes se paraliza. Desde hace una semana la ola de frío, que azota especialmente el norte y el centro de Florida, mantiene a los agricultores despiertos y a sus jornaleros dormidos, con excepción de quienes vigilan los frutos, dijo hoy a Efe Sue Harrell, directora de mercadeo de Florida Strawberry Growers Association (FSGA), que agrupa a la mayoría de los productores de fresas en el estado.    

Según Harrell, pese a que todavía es muy pronto para evaluar los daños que el frío puede causar en las plantaciones de fresas en lugares como Plant City, Brandon, Valrico y otras zonas al suroeste de Orlando, ya se sienten los efectos en las frutas.    

"Las más afectadas serán las frutas que se recogerán dentro de un mes, porque en este momento están en flor", dijo la ejecutiva, que explicó que las fresas son las más propensas al daño en estos momentos.    

La industria agrícola de la fresa en Florida, que representa cerca del 15 por ciento de la cosecha nacional y el cien por ciento de todas las fresas que se cultivan y consumen en el país durante el invierno, tiene un impacto en la economía local de más de 200 millones de dólares, según datos de la FSGA.    

Harrell comentó que los trabajadores agrícolas que se turnan en la noche para vigilar las fresas y de día, para recogerlas, tampoco tienen mucho trabajo.    

"Las recolección está muy lenta. Bajo temperaturas normales los trabajadores recogen fresas cada tres días (dependiendo del tamaño del campo) y ahora lo están haciendo cada cuatro o cinco días debido al frío ya que la fresa debe madurar en su rama, porque después de arrancada se detiene el proceso", explicó.    

Pero son los cítricos el renglón que podría verse más afectado por las bajas temperaturas y uno de los que más preocupa incluso al gobernador Charlie Crist, quien ayer firmó su primera orden ejecutiva del año, declarando estado de emergencia.    

La medida permite que las agencias estatales brinden apoyo a los agricultores y relaja el peso límite que pueden transportar los camiones para que puedan llevar más frutos como naranjas, toronjas, y otros que en su totalidad inyectan más de 100.000 millones de dólares anuales al estado.    

"Hasta el momento nadie ha reportado daños graves, pero eso podría cambiar ya que se espera que las temperaturas continúen bajando en los próximos días", dijo Lisa Lochridge, portavoz de la Florida Fruit and Vegetable, organización que agrupa a productores de cítricos y vegetales en este estado.    

"Por ahora los rancheros están tomando medidas preventivas para minimizar cualquier daño, como la irrigación del tronco de la planta toda la noche, en el caso de los cítricos, y cubriendo otros frutos, como los pepinos, los más vulnerables al frío", añadió.    

Ana Cruz, representante del Ministerio Nacional Cristiano de Campesinos, en Pierson, en el condado Volusia, denunció que pese a que la recolección se ha paralizado los patrones siguen exigiendo el pago de los alquileres de los lugares que rentan a los jornaleros, "además de la electricidad y todo eso, sin tener de donde ganar dinero".    

Se calcula que unos 30.000 campesinos, la gran mayoría hispanos, llegan por temporada de recolección a Florida.    

El frío también ha afectado a los trabajadores agrícolas cuyas viviendas muchas veces no cuentan con calefacción adecuada, por lo que solicitan donaciones de cobijas y otros artículos, y que se pueden coordinar a través de la Asociación Campesina de Florida (Fwaf). 

Siga bajando para encontrar más contenido