Los Olímpicos en pantalla plana

La industria se ha interesado en desarrollar pantallas cada vez más planas y flexibles logrando alcanzar un alto nivel tecnológico. Sin embargo, no todo son ventajas. Limitar el ángulo de la visión del espectador o favorecer el calentamiento global son algunas de sus contraprestaciones.

POR:
julio 05 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-05

El desarrollo de Internet y la introducción de las computadoras en el mundo doméstico y laboral han hecho que cada vez se pase más tiempo delante de una pantalla. Tradicionalmente, las pantallas de los televisores y de los computadores han usado una tecnología basada en el tubo de rayos catódicos. Sin embargo, en la actualidad son las pantallas planas o FPD las que copan el mercado. FPD, siglas de flat panel displays, es el término con el que se denomina técnicamente a las pantallas planas. No obstante, FPD o pantalla plana no son calificaciones que engloben aparatos tecnológicos absolutamente homogéneos. Por ejemplo, algunas FPD emiten luz y otras no. Entre las primeras están las de plasma o PDP como las más representativas, y en el caso de las que no emiten luz, también llamadas de retroiluminación, las más importantes son las TFT LCD, una variante de las pantallas de cristal líquido. En las últimas fechas, la fuerte apuesta de la multinacional Sony está haciendo que se hable mucho de las pantallas Oled, basadas en la tecnología de diodos orgánicos que en principio permite superficies más delgadas y de menor consumo energético, aunque cuentan con un menor ciclo de vida. A raíz de la venta de monitores planos se ha generado una importante industria en la que están implicadas grandes empresas multinacionales como las surcoreanas Samsung o LG. Un negocio en proyección que aumenta con la emisión de grandes eventos internacionales como los Juegos Olímpicos que se celebrarán en agosto en Pekín, la capital de China. A propósito de este campo económico, la Cámara de Comercio de Electrónica del país chino dio a conocer, a comienzos de año, un informe en el que se cuantifica en ocho millones el número de pantallas planas vendidas en el 2007 y en el que se prevé que para el 2008, la venta total de aparatos ascenderá a 12 millones. Además, los sondeos elaborados por el sector industrial chino aseveran que el 53 por ciento de los encuestados tienen intención de comprar un televisor de pantalla plana. Lógicamente esta decisión viene motivada principalmente por el hecho de ver mejor los Juegos. Algo similar sucedió hace dos años con el Mundial de Fútbol Alemania, cuando subieron las ventas de estos aparatos. Tecnología que afecta al medio ambienteDe manera paralela a los avances que han supuesto la aparición de estas nuevas superficies visuales, que son más ligeras y ocupan menos espacio, han surgido algunas contrapartidas. Si se piensa en las pantallas TFT LCD, a pesar de las investigaciones tecnológicas que han atenuado sus defectos, todavía siguen imponiendo al espectador una cierta direccionalidad en el ángulo de visión del que, si se desvía, solo podrá ver una pantalla con imágenes distorsionadas. En las pantallas de plasma o PDP no sucede esto y cuentan con una flexibilidad en el ángulo de visión similar al de las de tubos de rayos catódicos. Pero tampoco en el caso de las PDP todo son ventajas. Recientemente han salido estudios que afirman que el uso de este tipo de aparatos favorece el calentamiento global y contamina la atmósfera. Según Michael Prather, profesor de la Universidad de California, el NF3, gas usado para el plasma, es 17.000 veces más poderoso que el dióxido de carbono, uno de los principales agentes de contaminación. El académico insiste, además, en que este tipo de gas se está produciendo en grandes cantidades y no entra en las mediciones del Protocolo de Kioto. De confirmarse estos estudios, la industria tendrá que investigar cómo hacer de estas pantallas objetos ecológicos.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido