Los Olímpicos de los zapatos deportivos

Adidas y Nike compiten con la última tecnología para calzar a los atletas que participarán en los Juegos de Beijing

POR:
julio 10 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-10

Equipos de ingenieros trabajan día y noche diseñando la inmensa infraestructura, seguridad y logística de control de multitudes para los Juegos Olímpicos de Beijing del próximo mes.

También están aquellos dedicados a idear los zapatos ideales para jugar tenis de mesa.

En una antigua base militar estadounidense en la localidad rural de Herzogenaurach, Alemania, seis diseñadores de Adidas han pasado los últimos años puliendo detalles de su calzado para bádminton, esgrima y más de 20 deportes de cara a los  Olímpicos.  Entre los desafíos que contemplan los diseñadores: los remadores no deben hundirse con su bote, los luchadores no deberían poder desatar cordones y ¿un tema quizá más importante¿ los pies de ninguno de los deportistas deberían
sudar en exceso.

Al otro lado del mundo, en la verde Beaverton, en Oregon, un proceso similar se lleva acabo en el campus de Nike, donde los edificios llevan los nombres de atletas olímpicos como Steve Prefontaine.

El archirrival de Adidas ha presentado calzado especializado para todos los 28 deportes olímpicos oficiales de este año. Eso supera los 11 que diseñó para los Juegos de 2004 en Atenas, y significan uno más que los 27 que ha presentado Adidas, que no ha diseñado ningún para la hípica.

Se trata de un negocio serio. Ya que China es el mercado en crecimiento más importante para ambas compañías (con más de mil millones de pares de pies), las firmas están en una competencia feroz en la que de momento están empatadas.  Las dos quieren usar a los Juegos Olímpicos como escaparate para su tecnología de calzado y para generar atención para la marca, aunque no acaben vendiendo muchos tenis para los deportistas de tiro al arco o para los levantadores de pesas.

Mucha inventiva

Ambas compañías se vanaglorian de un historial de ingenio: el fundador de Adidas, Adi Dassler, empezó a diseñar zapatos en el cuarto de lavar la ropa de la casa de sus padres después de la Primera Guerra Mundial, mientras que el cofundador de Nike Bill Bowerman produjo su primera suela en la plancha de waffles de su esposa.

A Adidas, el patrocinador oficial de ropa deportiva de los Juegos, le gusta señalar que tiene una trayectoria más larga en los Olímpicos, ya que vistió a jugadores en Amsterdam en 1928 y, más tarde, al corredor Jesse Owens y al boxeador Muhammad Ali.
Sin embargo, los experimentos más arriesgados no siempre rinden frutos. Después de los Juegos Olímpicos de 1968, por ejemplo, Adidas invitó al atleta de salto alto Dick Fosbury a Herzogenaurach . Fosbury había ganado la medalla de oro en Ciudad de México con su revolucionario "Fosbury flop", una nueva técnica que modificaba el método tradicional hasta entonces y que consistía en saltar la barra con la cabeza y los hombros primero.
Adidas diseñó un nuevo zapato pensando en él.

"No funcionaron. Los tiré", señala Fosbury, hoy también un ingeniero, a sus 61 años.

El prototipo era demasiado resbaladizo para él y le puso el sobrenombre de "Cíclope", porque en lugar de tener varios clavos en la suela tenía sólo uno. Fosbury, sin embargo, dijo que apreció el gesto y asegura que todavía solamente utiliza zapatos Adidas. "Soy un tipo leal", sostiene.

Adidas espera calzar a más de 3.000 de los alrededor de 10.500 atletas que participarán en los Juegos. El público general podrá probar algunos de los tenis diseñados para los atletas olímpicos en las tiendas de Adidas, y todos se podrán comprar en la página de Internet de la compañía y en eastbay.com.

Nike dice que está equipando a "miles de atletas" (como Adidas, de modo gratuito). Nike no tiene planeada la misma campaña publicitaria masiva para sus tenis olímpicos, pero dice que muchos de sus modelos se podrán conseguir en Nike . com , así como en algunas tiendas minoristas a partir de este mismo mes. La compañía ya está vendiendo sus tenis de baloncesto y de atletismo en China.

Por lo que respecta a compañías de calzado más pequeñas, las japonesas Mizuno y Asics, la alemana Puma y la unidad Reebok de Adidas también están vistiendo a atletas y presumiendo de credenciales olímpicas que van desde el vóleibol al atletismo.

En la sección inferior, algunos ejemplos de las mejoras en las que
tanto Nike como Adidas han estado trabajando con miras a los Juegos de Beijing

Siga bajando para encontrar más contenido