Opinión/Desde la academia

Un nuevo periodo

POR:
noviembre 13 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-13

Desde la Academia de Historia de Cundinamarca seguimos trabajando por avivar la memoria histórica del Departamento y contribuir a difundir y defender sus valores culturales.

Es el cumplimiento del compromiso adquirido públicamente de trabajar por los objetivos de la Academia; compromiso renovado ahora que ha sido elegida la Junta Directiva de la centenaria institución, para un nuevo periodo estatutario que se extiende de 2008 al 2011.

La Junta quedó integrada así: David Rubio Rodríguez, Presidente; Luis Henrique Gómez Casabianca, Vicepresidente; Carlos Gómez Ríos, Secretario; Ernesto Campos García, Tesorero; Jaime González Parra, Director de Boletín; Jorge Augusto Hernández, Jefe de Relaciones Públicas; Germán Caballero Herrera; Bibliotecario, Alberto Corradine Ángulo, Fiscal y como Director de Nuevos Medios, Gonzalo Garavito Silva.

La posesión tuvo lugar el pasado sábado 1º de noviembre en sesión especial en la cual el académico Félix Soler Delgado presentó una interesante investigación intitulada 'José Antonio León Rey y el folclor del oriente cundinamarqués'.

Esta intervención, de por sí una excelente pieza literaria, puso de presente cómo son de variados los aspectos que abarca la investigación histórica y los interesantes temas que se descubren al penetrar en la vida cultural de la provincia.

La pieza literaria incluyó una acertada muestra de la investigación que a su vez realizó José Antonio León Rey, el ilustre hombre de la intelectualidad cundinamarquesa de la segunda mitad del siglo XX, que supo valorar la vida y las expresiones culturales de los campesinos y parroquianos, con su rico acervo de 'saberes populares'.

La labor de la academia esta cimentada en el profundo sentimiento de amor a nuestro departamento y el convencimiento de la gran importancia de la memoria histórica en la solución de los problemas de hoy y la claridad de conciencia a la hora de trabajar por construir un mejor futuro para todos.

Esta necesidad se hace más evidente ahora que nos aproximamos a la celebración del Bicentenario de la Independencia Nacional, en la cual los cundinamarqueses jugaron un determinante papel; conmemoración que conlleva a preguntarnos sobre los reales logros que hoy podemos disfrutar los ciudadanos luego de doscientos años del sacrificio de quienes lo ofrendaron todo por alcanzar y legarnos la libertad.

Sirva esta ocasión para expresar un público agradecimiento, de un lado a los compañeros académicos que nos han ungido con su voto de confianza brindándonos así la oportunidad de estar al frente de la institución y, de otro, a los lectores de esta columna, muchos de los cuales a su vez nos dan a conocer sus conceptos sobre los comentarios que periódicamente aquí exponemos, gracias al espacio que nos brinda la casa editorial EL TIEMPO y particularmente el Semanario Cundinamarca 7 Días.

Posdata: En la anterior columna apareció equivocadamente, por no sabemos que causa, la referencia al festival de Prometeros en el municipio de 'Titirita', cuando realmente se trataba como es lógico de Tibirita, la entrañable población de la provincia de los Almeydas.

Por David Rubio
Presidente de la Academia de Historia de Cundinamarca

Siga bajando para encontrar más contenido