Oportunidades por el dólar caro chocan contra el mercado

Según Analdex, las exportaciones no tradicionales terminarían el 2015 con crecimiento negativo y solo despegarían en el 2016. Demanda externa de sectores clave bajó un 5% en los últimos meses.

Finanzas
POR:
julio 29 de 2015 - 02:16 a.m.
2015-07-29

La ministra de Comercio, Industria y Turismo, Cecilia Álvarez-Correa, hizo este martes, en la apertura de la feria Colombiamoda, en Medellín, una nueva invitación a los empresarios para que aprovechen la devaluación del peso frente al dólar exportando más y de esta manera disminuir los efectos que ha tenido la crisis de precios del petróleo sobre la economía nacional.

Sin embargo, ese llamado, que refleja un optimismo reiterado por el Gobierno en múltiples escenarios, acerca de las oportunidades que trae la devaluación del peso para llegar con productos nacionales a otros mercados o para reemplazar muchos de los que se importan, tiene hoy dos caras: la de sectores como el bananero, el floricultor y el cafetero que ya empiezan a cobrar dividendos, y la de muchos con posibilidades pero que se están viendo frenados por la baja productividad o por el declive en la demanda en los mercados mundiales.

Un informe de la Superintendencia de Sociedades a partir del análisis de los resultados financieros reportados del 2014 refleja cómo las ganancias netas de los cultivadores y comercializadores de flores crecieron ese año en un 221% al pasar de 17.030 millones de pesos en el 2013 a 54.617 millones. Y aunque el gremio aún no se ha pronunciado al respecto, todo hace prever que el 2015 pinta aún mejor, pues el dólar y el euro, las monedas en las que se tasan la mayoría de sus envíos al exterior, han subido un 19% y un 10%, respectivamente, en el año.

De acuerdo con el presidente de Fenalco, Guillermo Botero, también le deberá ir muy bien al sector azucarero que le vende la materia prima a la industria de los chocolates y los bombones, con gran vocación exportadora.

Además, se dan casos particulares de empresas como Argos, que ha manifestado su optimismo, teniendo en cuenta que el 60% de lo que produce va al extranjero y se lo pagan en moneda estadounidense.

Con respecto al banano, el presidente del gremio (Augura), Juan Camilo Restrepo, anota que si bien se han recuperado parte de las pérdidas acumuladas en una década de ‘vacas flacas’, la baja productividad con relación a los competidores naturales del país en este campo no permitirá disfrutar como se debiera la supuesta bonanza.

Y si bien se ha mencionado que el sector manufacturero tendrá su parte de la torta por el dólar a precios altos, Javier Díaz, presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior, advierte que todavía no se nota el aumento de las exportaciones en ese nicho porque “el aparato productivo está muy resentido” debido a que por mucho tiempo los industriales se dedicaron más a fortalecer la comercialización que a su capacidad de fabricación.

El líder gremial vaticina que aunque las exportaciones no tradicionales (las que no tienen en cuenta los productos mineros, café, flores y banano) van a caer en el segundo semestre menos que en el primero, se mantendrán rezagadas con respecto al resultado del año pasado, y solo se vería una recuperación hacia el año entrante. Hay que tener en cuenta que a principios de este año varios analistas proyectaban un crecimiento del 12%, frente a los 13.589 millones de dólares que estas significaron en el 2014.

REZAGO EN LA DEMANDA

El aumento en los volúmenes exportados no está compensando la disminución de lo que se recibe en dólares. De acuerdo con un analista de una agencia estatal consultado por Portafolio, quien pidió omitir su nombre, entre las razones del letargo están que “la primera devaluación ha sido muy fuerte y los compradores externos no reaccionan tan rápido”.

El otro elemento adverso es la contracción de la economía global con la consecuente disminución de la demanda, en especial del mercado asiático, que es uno de los principales destinos de los productos colombianos.

Hace unos meses, ProColombia, la organización gubernamental encargada de la promoción de las exportaciones no tradicionales y el turismo nacional en el exterior, así como de la inversión extranjera en el país, identificó varios sectores estratégicos (ver gráfico) cuya demanda en los mercados externos crecía a un 15% en promedio. A partir de eso, su presidenta, María Claudia Lacouture, se ha reunido con los directivos con el fin de trazar una estrategia para sacar provecho. Lo mismo está haciendo con las 120 empresas que jalonan el 60 por ciento de las ventas al exterior.

La mala noticia es que, en un análisis reciente, esa demanda de productos había bajado a un 10%.

BANANEROS LE APUNTAN A VENDER 700 MILLONES DE DÓLARES 
El gremio bananero espera exportar más de 91.000 millones de cajas de fruta en el año, con un valor de 700 millones de dólares. En el 2014 vendió al exterior 80 millones de cajas por una suma similar, sin embargo, convertidos a pesos implican una fuerte ganancia por la devaluación.

El presidente de Augura, Juan Camilo Restrepo, se queja sin embargo de que no hay fruta para vender ya que el año pasado las ventiscas tumbaron muchas plantas en Urabá, y anota que en el segundo semestre los precios de venta serán menores porque aumenta la oferta en Europa, a donde vende el 70% de su producción, y en EE. UU., destino del 30% restante.

El dirigente se queja de que los bananeros apenas están ‘levantando cabeza’ ante las pérdidas acumuladas de diez años, por unos 600.000 millones de pesos. Y advierte que el reto mayor es mejorar la productividad, ya que mientras que Centroamérica saca 3.000 cajas de fruta por hectárea, las plantaciones colombianas apenas llegan a 1.800. “Apuntamos a mejorar el promedio a 2.500 cajas por hectárea en un año o año y medio”, añade.

Entre las estrategias, están mejorar el uso de fertilizantes, combatir mejor las pestes de la fruta, construir distritos de riego y adecuar más de 60 mil hectáreas para sembrar.