Oposición a TLC, pero deseo de fortalecer relaciones, es reiterado por Obama | Finanzas | Economía | Portafolio

Oposición a TLC, pero deseo de fortalecer relaciones, es reiterado por Obama

Obama explicó a Uribe "que continúa oponiéndose al TLC por la situación en torno a los asesinatos de líderes sindicalistas" en Colombia, dijo una fuente de su campaña electoral.

POR:
septiembre 19 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-19

"Fue una conversación muy constructiva en la que el senador Obama le expresó su deseo de profundizar y fortalecer las relaciones bilaterales, y de ayudar a Colombia a continuar combatiendo el narcotráfico", dijo la fuente a la agencia Efe.

Uribe no quiso comentar el contenido de su conversación con Obama porque dijo que sería una "imperdonable imprudencia", pero sí defendió los logros de su política de seguridad democrática, y en particular, del programa de protección a los sindicalistas.

No está claro todavía si el Congreso estadounidense llevará a cabo una sesión especial después de los comicios presidenciales del 4 de noviembre, conocida como "lame duck", en la que podría tener lugar la votación del TLC con Colombia.

Previamente Uribe había sido interrogado sobre los términos de la conversación con Barack Obama, pero declinó, de todas las formas posibles, referencias a su contenido alegando que sería tremendamente irresponsable de su parte si lo hiciera.

"Hay que recordar que estamos a pocas semanas de las elecciones presidenciales en este país y las cosas están muy calientes. Espero que entiendan que debo ser prudente" sostuvo.

La visita de Uribe

Con manifestaciones en contra y otras a favor, y  alguno que otro dardo dirigido a los gobiernos de izquierda  en la región, el presidente Al varo Uribe arrancó ayer en Washington una gira de dos días por la capital estadounidense, con el afán de empujar la aprobación de Tratado de Libre Comercio (TLC) que aún  no ratifica el Congreso estadounidense.

El presidente fue recibido por un grupo de manifestantes que se congregaron a la entrada del Club Nacional de Prensa para protestar y aplaudir su visita. Mientras unos, con camisetas blancas gritaban Uribe por siempre, otros le pedían que se regresará al país. "No a asesinos de sindicalistas, no al TLC", coreaban los manifestantes que en total no superaron las 50 personas.

El presidente, no obstante, arrancó  su agenda del día con una charla en el Brookings Institute en la que se refrió, como mucho tacto y prudencia, a una gran variedad de temas potencialmente explosivos.

Interrogado en repetidas ocasiones por su posible reelección, el Presidente siguió evadiendo la respuesta, al indicar que lo importante era que se "reeligieran sus políticas".

Si nombrar países, pero con varios con seguridad en mente, Uribe  expresó su frustración por el rechazo de estos a la violencia solo en algunos casos, y por razones ideológicas. "Yo no puedo aceptar que alguien se oponga a la violencia en Bolivia porque es contra Evo Morales, pero no se oponga a la violencia en Colombia porque es contra Uribe", dijo el mandatario.

E hizo una salvedad interesante al indicar que, desde su perspectiva, la Unión de Naciones Sudamericanas, Unasur, no podía contradecir o quitar el rol de la OEA como máximo ente regional. "Yo apopo a Unasur, pero esta no puede ser contradictoria con la OEA", sostuvo el mandatario colombiano.

Aún si, dijo que para Colombia era muy importante establecer contacto con todos los líderes de este país y garantizar una relación bipartidista.

EL TIEMPO pudo establecer que ambos líderes habrían hablado durante 40 minutos.  

El presidente también aprovechó su visita para expresar su desconcierto por el freno que le han puesto los demócratas al TLC.

De Acuerdo con Uribe, "cuando a mi me preguntan, en la región, en Colombia no se cómo contestar" que un aliado como E.U. nos está dando la espalda.

Parte del día también se le fue en una reunión con la junta editorial del Washington Post, a la que le entregó una carta del Fiscal Mario Iguarán en la que sostiene que el general Mario Montoya, jefe del Ejército, no está vinculado a una investigación por nexos con paramilitares. El Post, en un artículo de este miércoles así lo aseguraba.

El presidente también se entrevistó con los tres estadounidenses que habían sido secuestrados por las Farc pero que fueron liberados en julio pasado durante la Operación Jaque. Y uso el momento para entregar a Joe Rosano, madre de uno de ellos, la ciudadanía colombiana que ella había solicitado.

Ya en la tarde el Presidente recibió el Premio William Perry, que le ofreció la Universidad de Defensa.

Hoy, el mandatario colombiano se reunirá con George W. Bush en la Casa Blanca. En cierto sentido, es la despedida de ambos líderes pues no se prevé que vuelvan a encontrarse ante que Bush deje el poder en enero 20 del año entrante.

Primero sostendrán una reunión de trabajo en horas de la mañana y luego, ya en la noche, Bush ofrecerá una recepción en honor de Uribe.

Efe, complementado con EL TIEMPO

Siga bajando para encontrar más contenido