Optimismo entre economistas por reducción en caídas de indicadores claves para la economía del país

Aseguran que a comienzo de este año el panorama era tan malo, que las caídas de 12% en exportaciones a E.U; de 5,9% en producción industrial y de 12% en inversión extranjera, hoy parecen pequeñas.

POR:
mayo 16 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-16

La industria se desplomaba 7,6 por ciento hasta febrero. Las remesas llegaron a caer 30 por ciento. La inversión extranjera, que terminó abril bajando 12 por ciento, había arrancado el 2009 con una caída de 37,8 por ciento. Y a Estados Unidos se vendía en marzo 12 por ciento menos, pero un mes atrás la reducción fue de 30 por ciento.

¿Suficiente para pensar que lo peor de la crisis ya pasó? Si bien varios expertos tienen esa opinión, hay otros que consideran que aún es temprano para cantar victoria y que las bajas son mala noticia, independiente de su magnitud.

A mediados de esta semana, ocho gremios industriales dieron a conocer los resultados de su encuesta de opinión, que muestra un menor deterioro de la producción industrial.

Al presentar la encuesta, el presidente de la Andi, Luis Carlos Villegas, explicó que la menor reducción indica que marzo fue un mes positivo, cosa que no se veía desde hace tiempo.

"Las cifras estarían mostrando un repunte, como si hubiera rebotado esa caída y empezáramos ya a dirigirnos hacía el terreno positivo, pero es apenas un indicio, un síntoma que tiene que estar acompañado de otras informaciones, que no están disponibles todavía, como el crecimiento de la demanda de energía eléctrica, de importaciones de bienes de capital, de utilización de la capacidad instalada, mercado laboral, entre otros, para ver qué está pasando", sostuvo.

Por su parte, los analistas del Banco Santander ven esas cifras con otro lente, pues en su concepto la menor baja de la producción del primer trimestre es más un tema estadístico que cualquier otra cosa. Su explicación es que la Semana Santa del año pasado fue en marzo, mientras que este año fue en abril.

A eso se suma que en marzo del 2008 los trabajadores de Cerro Matoso entraron en huelga, lo que redujo fuertemente la actividad industrial. "Por esto, antes de tomar estos datos como un cambio de tendencia, hay que esperar los de abril, para tener el panorama más completo", señalan en el Santander, y agregan que la encuesta de la Andi también mostró que el porcentaje de empresas ejecutando proyectos de inversión cayó 14 puntos, con respecto a marzo del 2008, lo que indica que, por ahora, el sector no ha retomado un impulso de recuperación.

Ojo a la infraestructura

El director de Anif, Sergio Clavijo, hace una lectura más positiva de los distintos indicadores que se conocen en el primer trimestre, pero advierte que no implica que la crisis ya tocó fondo, sino que las caídas son menos pronunciadas y que lo peor ya estaría pasando.

"Nosotros calculamos una contracción del PIB de entre 0,1 y 0,5 por ciento en el primer trimestre y un segundo trimestre también negativo, pero vemos una segunda parte del año mucho mejor", agrega Clavijo, quien dice que a favor de ese cálculo está el hecho de que la tasa desempleo se niveló en 12 por ciento (que es alto, pero al menos no sube más), al tiempo que el precio del petróleo está repuntando (ha ganado 30 por ciento este año), lo que favorece las exportaciones y les ayuda a Venezuela y Ecuador, socios claves del país.

No obstante, Clavijo asegura que en la recuperación del segundo semestre será vital el despegue de las obras de infraestructura que, según sus estimaciones, deben aumentar entre 4 y 5 por ciento para compensar la caída de la construcción de edificaciones. "Si eso no ocurre, el golpe puede ser más duro", recalca.

Paralelamente, Édgar Bejarano, director de la Escuela de Economía de la Universidad Nacional, considera que, si bien los indicadores internos muestran caídas más suaves, la historia ha demostrado que la economía colombiana depende más de factores externos, que de los internos, pues le ha ido bien cuando al resto del mundo le va bien o cuando suben los precios de las materias primas y viceversa.

"No hemos sido capaces de crear factores internos de crecimiento y por eso para determinar si nuestra economía ya tomó otro rumbo hay que ver cómo está Estados Unidos, y allá hay indicios de que las cosas comenzaron a mejorar", indica el catedrático.

'Efectos que no se han sentido'

José Antonio Ocampo, ex secretario Económico de la ONU y ex ministro de Hacienda, y quien estudia la economía de Estados Unidos y su relación con América Latina, no duda en afirmar que la clave para hablar del fin de la crisis no es que los indicadores caigan menos, sino que lleguen a cero.

"El tema es que, si bien en algunos frentes las caídas son menos pronunciadas, hay otros en donde los efectos negativos no se han mostrado plenamente, por ejemplo, en la finca raíz comercial, pues varias cadenas están quebrando, al tiempo que se cierran oficinas", sostiene.

Agrega que en el área de la construcción, debido al gran tamaño de Estados Unidos, hay unos estados donde la crisis ya tocó fondo, como Florida, pero en otros, como Nueva York, apenas está empezando.

Dice que no le preocupa la grave situación por la que pasa el sector automotriz estadounidense, pues cree que está encontrando sus propias soluciones. Sí considera preocupante la caída del comercio hacia E.U., razón por la cual recomienda analizar las cifras con cautela hasta que existan señales claras de un cambio de tendencia.

LAURA CHARRY
REDACCIÓN DE ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Siga bajando para encontrar más contenido