Origami de contenedores

Para ahorrar en gastos de traslado, la industria de envíos de carga llevaaños tratando de desarrollar una versión plegable; ¿es este el momento?

Finanzas
POR:
abril 16 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-16

Inventores de todo el mundo están cerca de encontrar un alivio a un problema que le cuesta miles de millones de dólares al año a la industria de transporte de carga.

Los contenedores vacíos deben ser transportados por todo el mundo para ser rellenados y esto requiere millones de viajes en buques, camiones o trenes que no generan ninguna ganancia.

"Es un gran gasto, un gran dolor de cabeza para la industria", dice Neil Davidson, de Drewry Shipping Consultants, una consultora marítima con sede en Londres. Los analistas calculan que el costo neto de trasladar contenedores vacíos es de alrededor de US$7.000 millones al año.

La posible solución: un contenedor plegable para el mercado masivo. Los ejecutivos de la industria afirman que los camiones, los trenes y los buques podrían transportar cuatro veces la cantidad de contenedores si pudieran ser plegados y apilados. Eso reduciría el costo de trasladar contenedores vacíos hasta en 75%, lo que permitiría ahorrar miles de millones de dólares, afirman los analistas y los fabricantes de los embalajes plegables.

Las mayores empresas de transporte de carga del mundo, incluyendo A.P. Moeller-Maersk AS, CMA-CGM SA, NYK Line y Evergreen Group, esperan pruebas de que los contenedores plegables funcionan y son asequibles antes de comprometerse a invertir.

Debido a su complejidad, los contenedores plegables costarían al menos US$4.000 cada uno, casi el doble del precio de los normales. Los embalajes deben resistir el calor, el frío, el agua salada del mar y el duro manejo de las grúas de los muelles. En los buques, se apilan hasta 10 contenedores uno encima del otro, por lo que tienen que poder aguantar 350 toneladas de peso.

También deben ajustarse a los sistemas estandarizados utilizados en los puertos altamente automatizados de todo el mundo.

Tras décadas de intentos, los avances en ingeniería, la búsqueda de un producto más ecológico y la necesidad de las navieras de ahorrar costos de combustible están haciendo que los contenedores plegables tengan mayores probabilidades de llegar al mercado.

Comercio global

Un factor que ha magnificado la necesidad es el gran auge del comercio global en la década de 2000, impulsado por la incorporación de China a la Organización Mundial del Comercio, que ha aumentado las exportaciones de US$249.700 millones en 2000 a US$1,2 billones (millones de millones) en 2009. La cantidad de contenedores de carga se duplicó a medida que la industria creció 10% por año, a cerca de 16 millones.

El contenedor ¿una caja rectangular de acero de entre 6 y 12 metros de longitud¿ es la pieza clave del comercio global, que ha aumentado la productividad y la eficiencia de los envíos de carga y las operaciones portuarias desde que comenzaron a ser usados en 1957.

Diez mil buques operados por cientos de empresas transportan más de 100 millones de contenedores al año. Sin embargo, 20% de los embalajes que viajan por el mar van vacíos debido a un desequilibrio en el comercio global, donde Asia exporta más bienes de los que importa. Además, contenedores vacíos son transportados en camiones y trenes de regreso a los puertos luego de sus envíos por tierra. La industria de los transportes de carga ha destinado importantes recursos a solucionar el problema de los contenedores vacíos. Los ingenieros programan software para trasladar embalajes vacíos al lugar apropiado a la hora indicada y los puertos expanden terminales para apilarlos.

Una reducción de los gastos de mover contenedores vacíos elevaría los márgenes de ganancia en momentos en que la industria de transporte de carga se ha visto perjudicada por la crisis financiera. El sector registró pérdidas de aproximadamente US$20.000 millones el año pasado, según Drewry. El envío de bienes sería más barato para grandes clientes de carga como Wal-Mart Stores Inc., Volkswagen AG y Amazon.com.

"Resolvería muchos problemas", dice Davidson. "Pero se reduce a una cuestión de economía e ingeniería: ¿puede hacer que funcione?"

Desde los años 70, ha habido varios intentos por resolver el rompecabezas. Primero, una compañía australiana desarrolló un contenedor en que todos los lados eran desmontables, pero se separaban constantemente y por eso, nunca triunfó. Los ingenieros aseguran que las recientes innovaciones para fabricar acero reforzado más liviano y vidrio compuesto más sólido y flexible, así como nuevas ideas de diseño, pueden satisfacer los desafíos técnicos.

René Giesbers, heredero de la fortuna generada por una gran compañía de calefacción en Rotterdam, diseñó en 2007 un contenedor de compuesto de fibra de vidrio y lanzó una empresa, Cargoshell. Ahora, espera recibir el respaldo del gobierno holandés en forma de un sello verde que concedería exensiones tributarias a las compañías que compren su contenedor. "Todo el mundo habla de emisiones de dióxido de carbono esto, emisiones de carbono lo otro. Este es el momento oportuno para meterse en el negocio", dice Giesbers.

Las paredes verticales del contenedor se doblan hacia dentro, dándole una forma de X. Asegura que su contenedor ahorra 75% del combustible necesario para transportarlo y que el material es tan resistente como el acero pero que no se oxida y que apenas requiere mantenimiento. Tiene un contrato con un fabricante para empezar a vender sus primeros contenedores en unos meses.

Los nuevos contenedores tendrán que recibir la certificación de las autoridades reguladoras de la industria del transporte antes de que puedan venderse legalmente. Un vocero de una de ellas, Lloyd's Register, dijo que esperará a ver antes de decidir si ha llegado el momento de que esta idea salga adelante.