Los otros conflictos

Los conflictos, rivalidades, guerras, etc., entre los países musulmanes del Medio Oriente han sido una constante histórica. Mucho antes de la creación del estado de Israel, ya se estaban matando entre si. Su relación es en extremo compleja.

POR:
agosto 24 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-24

En ella inciden viejas rivalidades tribales y étnicas, confrontaciones religiosas e ideológicas, supremacía y control político y con la aparición del petróleo, motivos económicos. Esta realidad se ha visto parcialmente enmascarada por la presencia de enemigos comunes que los han unido temporalmente. En épocas recientes fue la lucha contra los colonizadores de occidente. Después contra la existencia de Israel. Temporalmente los más capitalistas se aliaron con occidente frente al comunismo y otros, menos ricos, recibieron el influjo de Rusia y el mundo comunista. Así la guerra fría se trasladó a la zona. Pero en el fondo los motivos estructurales permanecen y son los que en buena medida generan la inestabilidad de la región. Dos grandes factores están enfrentados. En primer lugar el religioso, acompañado del racial dado que los grupos étnicos se identifican con una corriente religiosa determinada. A su vez este capítulo se desdobla entre extremistas y moderados con la tendencia acelerada a que este último sea cada vez más reducido como consecuencia de la polarización inducida por los radicales para producir precisamente este efecto. El petróleo divide la región entre los que lo tienen y los que no. Esto le da una ventaja a los primeros y a las facciones religiosas y étnicas que son mayoritarias en sus países. En otros casos como el de Irak se convierte en el factor económico que atenta contra la frágil unidad nacional que se trata de implantar después de Saddam: kurdos en el norte con petróleo pero con transporte precario, shiitas en el sur con petróleo y puertos para exportarlo. Y sunitas en la mitad sin recursos después de haber sido los dueños del país. Los grandes de la zona son Turquía con una gran mayoría sunita. Irán con un estado teocrático shiita. Egipto con mayoría sunita y presencia mínima de los shiitas y Arabia Saudita, también con mayoría sunita. Otros países petroleros como Kuwait y Qatar tienen mayoría sunita y Bahrain, shiita. En el medio está Jordania con mayoría sunita y Siria que aunque cuenta con mayoría sunita, se ha convertido en aliada de Irán frente a Israel. Quienes realmente están disputando el control político y religioso son Arabia Saudita e Irán, que son los que tienen apalancamiento petrolero y se han convertido en los estandartes de los grupos religiosos. Los demás no están al margen ya que no pueden aislarse de un conflicto que toca con elementos ancestrales de sus pueblos y culturas. Dentro de este marco, Irán tiene conflicto con los kurdos, con los sunitas de Irak, con Egipto, y con Arabia Saudita. Arabia Saudita con Hezbolá, Siria, con los shiitas de Irak y con Irán. Jordania con Irán, con los shiitas de Irak, con Siria y Hezbolá. Egipto con Siria por el apoyo a Hezbolá, con Irán, con Arabia Saudita por su apoyo a la Hermandad Musulmana y con los shiitas de Irak. Turquía se opone a los kurdos y ve con preocupación cada vez mayor el avance fundamentalista shiita apoyado por Irán. El conflicto con Israel une facciones pero en el fondo la dinámica de la región está cada vez más enmarcada en las confrontaciones mencionadas por lo que la estrategia del terrorismo y del fundamentalismo religioso está inteligentemente orientada a explotar estos factores y con ello crear el caos general logrando el objetivo religioso de derrotar a los infieles y al demonio del capitalismo y así preparar la tierra para la “segunda llegada del Profeta”. Consultor privado "Quienes realmente están disputando el control político y religioso son Arabia Saudita e Irán”.

Siga bajando para encontrar más contenido