Padre de familia monteriano que sabe de golpes, cuida a su hijo de ellos junto al ring

Padre de familia monteriano que sabe de golpes, cuida a su hijo de ellos junto al ring

POR:
noviembre 25 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-25

A Nicanor Camacho lo sorprendió una mañana de 1996 su hijo Carlos cuando, en su casa de Montería, le dijo: "esta tarde me tienes que llevar al coliseo, porque voy a pelear". Desde ese día en el que se tituló campeón departamental en el coliseo Miguel Happy Lora, Nicanor es su entrenador.

"Iba a cumplir 15 años y tenía cuatro meses de practicar boxeo a escondidas. Yo no quería que se dedicara a este rudo deporte", dice Nicanor, múltiple campeón nacional e internacional y clasificado mundial del peso mediano junior.

Padre e hijo conversan al fondo del coliseo El Cristal, luciendo el uniforme azul y blanco de las Fuerzas Armadas. El padre es el asistente técnico de Elías Pastrana, el entrenador de la delegación, y el hijo, sargento segundo del Ejército, el representante de los 64 kilogramos.

"Quien lo entrena y lo sube es él, porque siempre está pendiente de su hijo", manifiesta Pastrana.

Carlos nació el 12 de octubre de 1981 en la Base Militar de Coveñas (Sucre), cuando a su madre, Policarpa Ramírez, se le anticipó el parto en un paseo familiar. Nicanor recuerda que el médico que lo atendió sentenció: "este pelao tiene que ser militar".

El hijo sostiene que el padre a veces exagera con el rigor que le impone en los entrenamientos, aunque reconoce que lo hace buscando lo mejor. "A mí me pegaron duro y sé como es esto. Por eso me decidí entrenarlo", dice Nicanor. 

Siga bajando para encontrar más contenido