A pagar comparendos o a perder la vivienda

Por primera vez, el Distrito está embargando a quienes no paguen sus multas.

Más de 700.000 conductores de la ciudad son deudores por multas de tránsito.

Javier Agudelo

Más de 700.000 conductores de la ciudad son deudores por multas de tránsito.

POR:
junio 24 de 2014 - 02:55 p.m.
2014-06-24

En Bogotá hay 700.000 personas circulando por las calles con comparendos pendientes y pensando que nadie les cobrará. La falta de autoridad del Distrito les daba la razón a estos infractores, que le deben a la ciudad unos 400.000 millones de pesos. Pero ahora todo esto cambió.

La Secretaría de Movilidad decidió poner en práctica una figura existente desde hace más de una década, pero que nunca se había aplicado: el embargo de bienes inmuebles (casas, apartamentos, bodegas, garajes, etc.) contra quienes se han negado a pagar los comparendos que deben.

Ya hay 250 órdenes de secuestro de bienes inmuebles y se han hecho las primeras 200 diligencias. Funcionarios de la Secretaría de Movilidad van al domicilio de cada deudor y le informan que su vivienda ha sido embargada y que tiene veinte días hábiles para pagar o para hacer un acuerdo de pago.

“Estos son los primeros secuestros que se hacen desde 1997, cuando el Fondo de Educación y Seguridad Vial (Fondatt), que se liquidó en el 2006, estaba a cargo”, dijo Rodolfo Beltrán, director de procesos administrativos de la Secretaría de Movilidad.

La efectividad de la medida ha sido del 100 por ciento: los 200 deudores –los otros 50 están en trámite– que fueron embargados pagaron su deuda o llegaron a un acuerdo con la Secretaría.

“Todos han pagado, porque, si en los siguientes 20 días hábiles no lo hacen, les vamos a rematar el bien y cualquier persona que presente propuesta sobre el 40 por ciento de su valor se puede quedar con él”, agregó Beltrán. En el caso del transporte público, no será el conductor el que pague, sino el propietario o la empresa.

Tal vez esto escarmiente a los mayores deudores e infractores de la ciudad. El peor de todos ya tiene 295 multas, por más de 119 millones de pesos, y no ha mostrado interés en pagar.

La meta es que este año se recauden 137.000 millones de pesos, es decir, 14.000 millones más que el año pasado, dinero que se invierte en seguridad vial y señalización. Por ahora, el Distrito espera completar 1.000 diligencias durante el 2014.
Esta conducta, que no es aislada, es prueba de que la permisividad ha dejado que personas que son peligrosas al volante anden impunes por las calles. De hecho, de los 400.000 millones de pesos que los conductores le deben a la ciudad, 160.000 millones corresponden a comparendos impuestos entre 1997 y el 2006. También se embargan vehículos: de 40.000 órdenes, 38.000 corresponden a automotores.

“Una persona que llegue a esas instancias no puede decir que no sabía y a quienes tienen comparendo electrónico se les está notificando por teléfono. Así que esas personas deben saber que, si no vienen, las vamos a buscar y les vamos a quitar los bienes”, puntualizó Beltrán.

HAY SUFICIENTES OPORTUNIDADES DE PAGAR ANTES DEL EMBARGO

El Distrito debe respetar el derecho al debido proceso de los ciudadanos a quienes se les han impuesto comparendos.

Con tal fin, las normas prevén varios mecanismos de notificación, así como otros de defensa, en caso de que se considere que la sanción es injusta.

Aquí, una guía para evitar el embargo.
 

1- Imposición del comparendo

Una vez la Policía de Tránsito impone la multa, el afectado tiene 30 días hábiles para pagar antes del proceso de cobro coactivo. En ese tiempo, el conductor puede hacer curso para recibir un descuento del 50 por ciento y hacer un acuerdo para cancelar la deuda por cuotas. El comparendo puede ser impugnado dentro de los cinco días hábiles después de la notificación.
 

2- Cobro coactivo

Cuando el infractor no atiende el llamado a pagar, la Secretaría de Movilidad hace un mandamiento de pago o cobro coactivo, dentro de los tres años siguientes a la notificación del comparendo. Si el afectado lo considera, puede solicitar una excepción ante esa entidad, para exponer sus argumentos de defensa y librarse de esa responsabilidad.
 

3- Proceso de embargo

Si la solicitud de excepción ante la Secretaría de Movilidad no prospera, se procederá a ordenar el embargo de los bienes muebles o inmuebles del infractor. Esto incluye los salarios, saldos bancarios, depósitos de ahorro, títulos de contenido crediticio y acciones, entre otros.
 

4- Solicitud de desembargo

Cuando se ordena y se notifica el embargo, el Distrito hace el secuestro de los bienes. Sin embargo, el deudor puede pedir el desembargo, previa cancelación de la multa. Con tal fin se otorgan 20 días hábiles o si no se remata el bien.

REDACCIÓN BOGOTÁ
natgom@eltiempo.com

 

Siga bajando para encontrar más contenido