Pago de deudas pesa más en los ingresos de las familias

Hay hogares que destinan hasta el 50 % de su presupuesto para pagar préstamos, la mayoría de consumo.

Según el Emisor, hay hogares en Colombia que destinan hasta el 50 por ciento de sus ingresos para pagar sus créditos.

Archivo Portafolio.co

Según el Emisor, hay hogares en Colombia que destinan hasta el 50 por ciento de sus ingresos para pagar sus créditos.

Finanzas
POR:
abril 12 de 2013 - 12:58 a.m.
2013-04-12

Pese a que entre las familias colombianas comienza a percibirse menor apetito por el crédito, el porcentaje de los ingresos que destinan al pago de deudas sigue en niveles del 20 por ciento.

Según el más reciente Reporte de Estabilidad Financiera del Banco de la República, el año pasado, por cada 100 pesos que ingresaban a un hogar 20,6 pesos, en promedio, se destinaban a cubrir préstamos y sus intereses, cifra similar a la del 2011, pero menor a la registrada en junio del 2012, cuando era de 21,2 pesos.

Buena parte de esos recursos que las familias destinan al pago de sus obligaciones financieras van con cargo a créditos de consumo, los de mayor demanda entre los hogares, que están prefiriendo endeudarse para adquirir bienes durables, cambiar el carro o viajar, y no para comprar casa.

Según Dairo Estrada, director del Departamento de Estabilidad Financiera del Banco de la República, el 73,7 por ciento de los créditos adquiridos por una familia es de consumo, mientras que solo 26,3 por ciento es para compra de vivienda.

Aunque entre las familias colombianas existe un alto número que tiene una carga financiera baja, el funcionario llamó la atención porque también hay bastantes familias que destinan hasta 50 por ciento de sus ingresos al pago de deudas, las cuales requieren un monitoreo detallado.

Las tarjetas de crédito siguen siendo la principal fuente de financiación de los hogares, con cerca del 60 por ciento, seguido por otros medios, como los préstamos de libre inversión.

Sin embargo, Estrada advirtió que pese a los niveles que el país ha alcanzado en materia de inclusión financiera, los hogares siguen acudiendo, por diversas circunstancias, a familiares y amigos, a las tiendas de barrio, al ‘gota gota’ y a las casas de empeño cuando necesitan financiación.

Al comparar la situación de deuda de los hogares en diciembre del 2012, respecto a junio del mismo año, se nota una leve mejoría, en la medida que la carga pasa de 21,2 a 20,6 por ciento.

Este comportamiento tiene su explicación, en parte, porque los hogares vienen disminuyendo su apetito crediticio en los últimos meses.